Aislada en Cantora, Isabel Pantoja se ha convertido en la protagonista indiscutible de las duras acusaciones que le hizo su hijo, Kiko Rivera, desde las páginas de Lecturas. En dicha sobrecogedora entrevista, que ha hecho tambalear los cimientos del clan Pantoja, el Dj ya dejó entrever que está agotado de que su madre viva del pasado -haciendo referencia al recuerdo de su padre en la polémica finca- "Mi padre está en mi corazón, no me hace falta nada".

Artículo relacionado

Pues bien, ahora ha sido la propia Isa Pantoja quien se enteraba del conflicto entre madre e hijo públicamente desde 'La Casa Fuerte'. Un testimonio que definía como "más fuerte de lo que me esperaba". Lejos de posicionarse, la joven prefería mantenerse al margen de esta guerra familiar: "Quiero que se arregle pero lo que más coraje me da es que hay gente que no se lleva bien con mi madre y aprovecha para herirla".

Eso sí, ha subrayado las palabras de su hermano en relación al 'trauma' que todavía persigue a su madre y del que no se quiere liberar: "Es cierto que mi madre habla a menudo de Paco (Paquirri) como si acabara de pasar hace dos días", explicaba con naturalidad. De hecho, no tiene dudas que de todas las palabras que le ha dedicado Kiko Rivera lo que más le dolerá a su madre es el apelativo de 'viuda de España'... "le duele y le sigue recordando". Eso sí, negaba de manera tajante que alguna vez se hubieran dirigido a ella de esa manera.

ISABEL PANTOJA FRANCISCO RIVERA PAQUIRRI
Gtres

Estas declaraciones vuelven a dejar patente que a pesar del paso del tiempo (36 años), Isabel Pantoja todavía no ha superado la trágica muerte del que fuera su marido y ha condicionado su vida desde aquel 26 de septiembre de 1984. Además, no es ningún secreto que Cantora es un verdadero museo taurino en recuerdo a Paquirri, algo que llega a crispar a su hijo, Kiko Rivera.