Un nuevo frente se avecina en el universo Campos. Tras su visita a Buenos Aires, la familia más querida de la televisión pone rumbo a Chile para seguir conociendo las raíces de Edmundo. Un viaje que les deparará un terrible chasco para Terelu y Carmen. Una noticia que no solo deja a las hermanas en shock, sino que promete desatar, de nuevo, el mal rollo en la convivencia. Pese al entendimiento que se había mostrado con la familia del humorista, parece que no es oro todo lo que reluce...

Artículo relacionado

¡Qué ganas tengo de verla!”. La emoción de María Teresa Campos por ver a María Gabriela, la hija de Edmundo, quedaba más que clara con la reacción de la presentadora. Poco podía imaginar que, por detrás, se estaba fraguando un conflicto que amenazaba con desestabilizar, de nuevo, la paz familiar. Y eso que los primeros días en Buenos Aires tampoco es que fuesen un dechado de cordialidad. El enfado de la matriarca del clan con sus hijas creó una tensión que casi arruina el viaje.

Mientras Edmundo y María Teresa se dirigían al encuentro de la hija del humorista, Carmen Borrego corría a contarle a Terelu lo que acababa de ocurrir. “María Gabriela ha pedido expresamente que no vayamos nosotras”, la confirmaba a su hermana. “Solo quiere comer con mamá y con Edmundo”. Jarro de agua fría. Terelu no podía creer lo que estaba escuchando. “¿Me lo estás diciendo de verdad?”, insistía sin poder digerir la información.

“No le amarguemos la comida y ya veremos cómo lo resolvemos”, afirmaba Carmen. Más pragmática, prefería que fuesen a la comida y luego ya hablarían con su madre y con Edmundo. “Me preocupa más mamá que Edmundo”, apuntaba. “La reacción de mamá no va a ser buena”. Tampoco es de extrañar, claro. Que alguien pida que sus propias hijas no vayan a una comida no es plato de buen gusto para nadie.

Tendremos que esperar a la nueva entrega de Las Campos para conocer el desenlace de este nuevo conflicto. Si es que no hay ni un día de tranquilidad...