Fue una de las noticias sorpresas de los últimos días del 2019: Chiqui y Borja ponían punto y final a su relación de más de diez años y dos hijas en común. La ex concursante de ‘Gran Hermano’ confirmaba en Instagram la noticia: “Es cierto, por el bien de mis hijas y mí”, escribía en su perfil de la red social.

Artículo relacionado

Posteriormente, la murciana se sentaba en ‘Sálvame Deluxe’ para reconocer que su matrimonio había sido “un verdadero infierno”. Una opinión que comparte con su hermana, quien ha relatado en ‘Sálvame’ este jueves lo mal que lo pasó Chiqui durante el tiempo que estuvo con Borja.

“Ella abrió la boca una vez que no pudo más. Estaba enamorada, tenía una venda en los ojos y ha costado mucho trabajo quitársela. Los papeles de la separación están todos hechos. No va a haber vuelta atrás. Bastante tiene la pobre con hacer estado aguantando tanto tiempo ahí en silencio”, ha comenzado a relatar su hermana Elena.

Chiqui

Según ha explicado, costó mucho que Chiqui decidiera dar el paso de separarse. “Es que ella como estaba callada. La tenía totalmente anulada. Tenía mucha personalidad, pero desde que estaba con él, estaba totalmente aislada. Ahí se hacía lo que él decía. Yo he estado viviendo con ellos. Muchas veces le hemos estado diciendo: ‘Almudena, que esto no me gusta’”, ha continuado explicado.

Elena también ha explicado que Chiqui mantenía a Borja porque este no quería trabajar, a pesar de tener la posibilidad de hacerlo. “Él su cara no la demostraba. Por ejemplo, yo le he buscado trabajo a Borja y nada. Le encontrábamos trabajo y no quería”, ha continuado.

Artículo relacionado

“Le ha hecho sufrir mucho. No sabéis vosotros lo que le ha hecho sufrir. No podía contarle las cosas ni a sus amigas. Ella estaba totalmente aislada. Yo me alegro también mucho. Desde que se quedó embarazada de la segunda, no era persona, ni era mujer ni era nada”, ha sentenciado la hermana, quien, en estos momentos, se ha convertido en el mejor apoyo de Chiqui.