A Sara Carbonero le queda ya muy poquito para dar a luz a su segundo hijo que, si todo entra dentro de lo previsto, nacerá a mediados de mayo. Es decir, ya. Y claro, a Sara ya lo le sirve el truquito de ponerse los vaqueros normales, desabrochados, pero con una goma del pelo que sujeta la cinturilla. Ahora no tiene más remedio que usar pantalones premamá y camisas anchas, muy anchas. ¿Y quién tiene en su casa camisas talla XL? Pues sí, Iker Casillas. Ella misma nos lo cuenta en Instagram. "Esos momentos en los que las únicas prendas que te valen son las camisas de tu chico ( para más inri tu chico usa una talla XL) y en los que tu nariz se empieza a ensanchar y prefieres cortarla en las fotos 🙈. Ya sabéis de lo que os hablo, mamás. Esos momentos maravillosos que no cambio por nada 😉. #lomejordelavida", escribe Sara.

Artículo relacionado

 

Pero de esta imagen de una Sara ya muy gordita lo que más nos llama la atención no es que no nos quiera enseñar la nariz (hay que ver qué exagerada eres, Sara), sino que, por fin, nos muestra la alianza de casada. Sí, amigas, es la primera vez que vemos a Sara Carbonero con el anillo que le puso Iker cuando se dieron el 'sí, quiero'. La alianza en cuestión es de Tiffany &Co. (más glamour, imposible). Sara e Iker se casaron en secreto el pasado 20 de marzo ante un notario de Boadilla del Monte, todo un 'gol' que la pareja nos metió a los periodistas.

Imaginamos que ahora que, finalmente, ya la hemos visto con su anillo de casada, ya se convertirá en normal que la lleve a diario. En los dos últimos eventos que protagonizó no la llevaba, suponemos que para no eclipsar la firma de la que es imagen, Agatha, y en el otro acto suponemos que no quiso 'regalar' esa imagen. Que Sara es muy suya y hay que respetarlo.

Artículo relacionado

Artículo relacionado

Artículo relacionado

Artículo relacionado