Un lujo

Rocío Crusset, todos los rincones de su pisazo de 5000 dólares en Nueva York

La modelo vive en uno de los barrios más exclusivos de Manhattan, donde trabaja como modelo

Rocío Crusset Mariló Montero Carlos Herrera
1 / 10

1 / 10

rocio crusset 7. Instaladísima en Nueva York

2 / 10

rocio crusset. Su casa en Chelsea

3 / 10

rocio crusset 1. El salón

4 / 10

rocio crusset 3. Cocina abierta

5 / 10

 rocio crusset 8. Pregunta típica, ¿qué come una modelo?

6 / 10

rocio crusset 4. Su habitación

7 / 10

rocio crusset5. ¿Dormirá con antifaz?

8 / 10

 rocio crusset 9. Con la maleta siempre hecha

9 / 10

rocio crusset 6. Su otro lugar preferido de Nueva York

Más Sobre...

Casas de famosos

9 de agosto de 2018, 10:33 | Actualizado a

“Me llamo Rocío Crusset, soy de Sevilla, llevo viviendo en Sevilla desde los 17 años y soy modelo profesional”. Así se presentó la hija de Mariló Montero y Carlos Herrera a la audiencia de ‘Viajeros Cuatro’, a quienes mostró el interior de su piso en Nueva York, donde vive por motivos de trabajo.

Relacionado con esta noticia

La joven, que ha aprendido a tener la maleta siempre hecha y el pasaporte a punto por sus trabajos de modelo, comparte un coqueto apartamento en uno de los barrios más exclusivos y con más encanto de todo Manhattan. Ella y su compañera de piso, también modelo, están instaladas en Chelsea porque, aseguran, les encanta el ambiente “acogedor” que se respira en sus calles. Al estar en pleno centro y no en un barrio periférico, el alquiler del piso es, por tanto, desorbitado. Por su vivienda, Rocío y su compañera pagan algo más de 5 000 dólares, unos 4 300 euros al cambio. Pero no se quejan, saben que vivir en la ‘city’ es carísimo y ellas, al menos, están satisfechas con este nidito minimalista.

La hija de los dos periodistas descubrió pronto que, si quería triunfar en la moda como ahora lo está haciendo, debía dejar a su familia en España y marcharse fuera. Le costó horrores y le sigue costando. Cada visita a su tierra le provoca una tremenda nostalgia y le tiene prohibido a sus progenitores que la visiten, después la separación se le hace mucho más difícil. “Les pido que no vengan. La última vez que estuvo mi madre, que estuvo aquí como una semana, cuando se fue me quedé fatal. Lloré muchísimo. Me cuesta muchísimo reponerme. Estoy acostumbrada a mi rutina aquí”.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?