Esta nueva edición de GH vuelve a recuperar la sensación de espectáculo y de acontecimiento mediático. Para empezar, lo más importante es el carácter disruptivo y de 'pasar el testigo' que tuvo la primera gala. GH 17 quiere ser la edición que marque un cambio dentro del reality más popular de la televisión, como si fuera el punto de inflexión entre las ediciones 'clásicas' y el futuro (que ya es presente). Etapas por las que (ya veréis) viviremos encendidos debates sobre cuál tiene las mejores entregas. Al tiempo.

Artículo relacionado

Para reafirmar esa idea, Mercedes Milá protagonizó el momento más emotivo de la noche. "¡Entro en plató y me encuentro a mis niños!", decía con los sentimientos a flor de piel, "dieciséis años han dado para tanto… Me acuerdo de la primera vez y de esa sensación de riesgo, pero la vida pasa y hay un momento dado en el que hay que saber decir: “me voy”. La presentadora empezaba su emocionante despedida, pues como sostenía: "Me tengo que ir. Llevo 16 años llevando un coche Fórmula 1 y he decidido pasar a una bici eléctrica”. La "bici eléctrica" no es más que su nuevo programa de libros, ‘Convénzeme’, en el que está muy implicada y con el que va a viajar por todo el país.

Y, evidentemente, ¿cómo no iban a estar sus "niños" en la primera gala del cambio para demostrarle su fidelidad y desearle suerte en su nuevo proyecto? Por coche, autocar y tren fueron llegando casi del primero al último, intuyendo que iban a vivir una noche mágica e irrepetible. Los 'Gran Hermano' estaban felices de reencontrarse e incluso de conocerse pues, hasta donde alcanza nuestra memoria (y nuestra hemeroteca), el reality jamás había hecho este despliegue de medios en el arranque de una edición. Su viaje y los momentos previos al plató fue para ellos como una fiesta en los que compartieron risas, confidencias y recordaron mil y una batallita. Ellos mismos se encargaron de dejarlo claro publicando todas estas fotos que compartieron en las redes sociales.


Mercedes se acababa rompiendo y decía entre lágrimas: "Que te abracen concursantes que conoces de memoria, que sabes sus vidas, sus historias, su pasado, que notas que te quieren, que tienen mi teléfono y que me llaman para pedirme consejo muchas veces… Que te digan: no te vayas… Es tan bonito. No me ha pasado esto nunca en mi vida". Milá se acababa fundiendo en un abrazo con Jorge Javier y le pasaba el testigo con una flor y haciéndole prometer que querría a todos los concursantes. Y así ha sido el pistoletazo de salida de GH 17 y de la nueva época de GH.