No es muy dado a conceder entrevistas, pero fue el propio Curro Piqueras, su hijo, el que le dijo que debía ir al programa de radio de la cadena SER 'Buenismo bien'. Y dicho y hecho. Pedro Piqueras, a sus 67 años, es uno de los rostros más queridos de la televisión, y de Telecinco, y ahora se ha decidido a contar a qué se dedica su único hijo y dónde vive. "No doy entrevistas jamás. Me cuesta mucho dar entrevistas, sobre todo, cuando entran por la vía de la vida privada, huyo de todo eso. Pero mi hijo me dijo: 'Papá, creo que tienes que ir a esto'. Y aquí estoy, encantado. Curro es muy buen creativo y una persona muy discreta. Es un chico estupendo, qué voy a decir yo. Pero este me ha salido bien", confesaba entre risas.

Artículo recomendado

María Patiño cuenta cómo es su animado día a día junto a su marido Ricardo y su hijo

María Patiño cuenta cómo es su animado día a día junto a su marido Ricardo y su hijo

También ha confesado que Curro vive alejado de los medios y es publicista en Londres. Una entrevista donde también habló de su relación con la reina Letizia, también periodista. "Cuando ella empezaba, recuerdo que yo le di clase una vez en un curso de periodismo. Recuerdo que siempre estaba dispuesta a ser la primera para salir a lo que fuera. Además, era muy guapa y muy inteligente", ha admitido.

Pedro Piqueras con la reina Letizia

Pedro Piqueras durante un acto en Zarzuela con la reina Letizia.

Gtres

"Un día la vi en un restaurante cuando ella trabajaba en CNN+, que hacía informativos y luego ya pasó a Televisión Española. Estaba sola, esperando a unos amigos. Había llegado la primera, para que veáis cómo es, no es la chica que llega la última, creo, y me dio tiempo a decirle: 'Oye, Letizia, qué bien lo estás haciendo'", recuerda Pedro Piqueras. Para terminar con un sincero "era una magnífica profesional. Si ella hubiera seguido siendo periodista, era insustituible, esa es la verdad".

En cuanto a una posible jubilación tras décadas en los informativos, Pedro Piqueras lo tiene claro: "Se va acercando, o te jubilas o te mueres allí. No puedo ser un tapón para gente que viene y que lo hace muy bien, pero irte por tu cuenta siempre cuesta mucho".