Tal como publicó 'Lecturas' en exclusiva, la pareja formada por Anne Igartiburu y Pablo Heras-Casado ponía punto y final a su matrimonio de mutuo acuerdo tras seis años de relación y un hijo en común. La ruptura no ha podido ser más amistosa, tanto que la presentadora no dudaba en apoyar a su ya exmarido a través de las redes sociales.

Pero en toda ruptura que se precie hay dolor y mientras que Anne Igartiburu se ha volcado en el trabajo, sus hijos y el cariño de compañeros y amigos, Pablo Heras-Casado ha hecho lo propio y se ha centrado en su entorno más íntimo. Este martes, el director de orquesta elegía su perfil de Instagram, en el que no hay ni rastro de la periodista, para felicitar a su padre por su 70 cumpleaños.

Artículo relacionado

"Feliz 70 cumpleaños, papá. Eres un maestro de vida, más que nunca. ¡Qué suerte teneros tan cerca siempre!", escribía junto a una tierna instantánea de padre e hijo. Para sorpresa de todos, una de las primeras personas en reaccionar ha sido Anne Igartiburu. La presentadora mostraba cariño a su exsuegro en forma de emoticono, dos esclarecedores corazones azules que dejan claro que aunque el amor se haya acabado entre ellos les queda algo aún más fuerte y es que siempre serán una familia.

"Nos llevamos superbien, nos queremos un montón, tenemos una familia y adelante", han sido las únicas declaraciones de Anne con respecto a su divorcio y es que si algo ha caracterizado a la presentadora de 'Corazón' a lo largo de toda su trayectoria ha sido su discreción en todo lo relativo a su vida personal. Tanto ella como el director de orquesta miran al futuro con esperanza y confiando que algo bueno está por llegar.