Pese a que fue la propia Rocío Flores la que le aconsejó que dejase su vida fuera de la isla y se centrase en ‘Supervivientes’, Olga Moreno no ha pasado ni un día sin acordarse de los hijos de su marido. David y Rocío son su presente y no para de referirse a ellos. Se imagina ya cómo va a ser su reencuentro y lo mucho que les está echando de menos desde que pisó los Cayos. Pero si alguien se pregunta el motivo que le lleva a referirse constantemente, Olga tiene la respuesta.

Artículo relacionado

Las horas en ‘Supervivientes’ son largas. Es algo que todos los que han pasado por la isla destacan. Mucho tiempo y muy poco espacio es la combinación perfecta para que los concursantes estén pensando en su vida fuera de la isla constantemente. Y los que llegaron con una mochila más pesada, todavía lo viven peor. Es el caso de Olga Moreno. La mujer de Antonio David no ha logrado olvidarse del exterior y centrarse en su convivencia. Al menos, sus referencias a los hijos de su marido nos lo hacen pensar.

Para la superviviente, contar y referirse a los hijos de Rocío Carrasco no es más que hablar de su vida. “Mi vida es mi David, mi Lola, mi Rorri, mi marido”, explicaba desde la isla. “¿Estoy haciendo algo malo?”. La mujer de Antonio David lleva años conviviendo con sus hijos y tratándolos como una segunda madre, tal y como ha dejado claro Rocío Flores en numerosas ocasiones. Es por ello que considera que tiene todo el derecho a contar lo que considere.

Una situación especial

Aunque todos los concursantes hablen de sus respectivas vidas, está claro que la de Olga Moreno no es la misma situación. La mujer de Antonio David viajó hasta Honduras cuando ya se habían emitido los primeros capítulos del documental y sabía perfectamente que cualquier referencia a los hijos de Rocío Carrasco iba a ser medida con atención. Con todo, esto no ha sido un freno para que la superviviente se frene a la hora de dirigirse a Rocío y David Flores.