Belén Esteban se ha convertido en una de las protagonistas de los últimos días después de que el pasado 5 de marzo Toño Sanchís abandonara finalmente la casa que le ganó por subasta pública. La colaboradora televisiva se encontraba el interior de la casa lleno de basura y con excrementos de perro en el patio trasero. Un mediático desahucio que ha sacudido también a una persona cercana a Belén. Se trata de Mila Ximénez quien ha recordado uno de los momentos más duros de su vida cuando también tengo que dejar su hogar.

Artículo relacionado

Sin afectación y en un tono relajado de quien ya siente que ha superado los peores obstáculos que le ha puesto la vida por delante, la periodista ha narrado cómo vivió hace tiempo su propio desahucio. Y es que la vida de Mila no ha sido siempre fácil. Si bien en Lecturas se ha confesado satisfecha de la situación económica y personal que ha conseguido con mucho esfuerzo, y cuando acaba de estrenar un espectacular piso en Chamartín (Madrid) del que ya informamos en exclusiva, Ximénez se vio obligada a hacer malabarismos y grandes sacrificios para poder tirar adelante con su hija Alba. Por suerte, siempre contó con el apoyo de sus hermanos, a los que adora, incluso en esa difícil encrucijada.

“Fue hace tiempo. Me desahuciaron por impago los dueños", ha empezado a contar. Pero ha sido el detalle de la suciedad que se ha encontrado Belén lo que ha hecho que desvele un detalle muy humano de aquel episodio. "Yo llamé a una empresa de limpieza para que lo dejaran todo bien, porque a mí me daba apuro, me daba vergüenza”, se ha abierto ante sus compañeros.

Artículo relacionado

Un abismo es lo que parece haber transcurrido desde aquella difícil vivencia personal y la satisfacción de poder decir que entraba a 'GH VIP 7' por tener la experiencia, porque tiene una economía saneada. Un sueño muy lejano con mucho camino y sacrificios hechos. La confesión de Mila se ha producido justo el día que Lecturas ha avanzado nueva información sobre la casa que Belén Esteban le ha ganado a Toño y su intención de reclamarle un millón de euros más y de demandarle, como también a su mujer Lorena, por administración desleal y falsedad documental.