Mila Ximénez está viviendo unos días repletos de emociones. Hace unas semanas la colaboradora compartió la noticia de que padece un cáncer de pulmón. Mila habló en exclusiva para nuestra revista asegurando que va a luchar con todas sus fuerzas para combatir esta enfermedad. Y desde luego apoyo no le falta. Desde que anunció la enfermedad que sufre, ex concursante de ‘GH VIP 7’ ha recibido un aluvión de cariño y son muchos los familiares y amigos que no se separan de ella. Pero si hay alguien a quien Mila tenía muchas ganas de ver por encima de los demás esa era su hija Alba. Por fin esta semana se ha producido el tan esperado reencuentro. Alba, que vive en Holanda, ha viajado a Madrid en cuanto ha podido para estar con su madre y juntas no paran de disfrutar de planes para que Mila esté feliz y lleve todo con la máxima tranquilidad posible.

Artículo relacionado

Hoy Mila y Alba han disfrutado de un plan de lo más relajado. Madre e hija han salido del domicilio de la colaboradora para salir a comer. Una vez más al encontrarse con la prensa Mila ha mostrado su lado más amable. Desde que se conoció la noticia son varios los días que ha dado declaraciones a la prensa que se agolpa a las puertas de su casa y de la clínica en la que ya ha comenzado su tratamiento, dando siempre muestra de su amabilidad. Y de nuevo hoy ha lucido un diseño con el que pone mucho color y con el que da un toque positivo a la situación por la que está pasando. Mila se ha decantado este mediodía por un vestido de Agatha Ruiz de la Pradaen tonos blanco, celeste y amarillo. Muy cómoda con unas deportivas, ha subido a un coche junto a Alba para poner rumbo a su destino.

Mila Ximénez

Si algo está logrando Mila es que su lucha contra el cáncer no le quite las ganas de hacer planes con familiares y amigos. Cada vez que puede aprovecha para hacer algo con Alba, para visitar a amigas como María Teresa y Terelu Campos o para pensar en sus planes de verano. Porque si algo tiene claro la colaboradora es que está deseando viajar a Marbella para pasar las vacaciones con sus nietos, a los que tiene muchísimas ganas de ver.