Miguel Frigenti y Cristina Porta se han convertido, además de en amigos íntimos, en uno de los focos de la casa de ‘Secret story’. Los periodistas revolucionan allá donde pasan y tienen a sus compañeros de convivencia algo revolucionados. Esto ha hecho que también se despierten muchos recelos hacia ellos. Si la enemistad entre Frigenti y Canales es algo más que manifiesto, el colaborador de ‘Sálvame’ tampoco es que tenga muy buen acercamiento con Emmy Russ. La alemana, de hecho, no pierde oportunidad para dejarle planchado con algún que otro zasca…

Artículo relacionado

La presencia de Miguel Frigenti es una de las que más están moviendo los hilos de las tramas de ‘Secret Story’. El colaborador confesaba que su mayor miedo a la hora de entrar en el concurso era salir nominado la primera semana, algo que comparte con su gran nueva mejor amiga, Cristina Porta. Sus repasos a los compañeros se han convertido ya en un clásico de los primeros días de convivencia.

Emmy le daba las buenas noches al colaborador después de la fiesta de cumpleaños de Julen y Frigenti le respondía con un directo “suerte mañana”. Un dardito que la alemana devolvía al instante. “Sí, con tus puntitos mañana tendré mucha suerte”. Eso sí, el colaborador echaba marcha atrás y le aseguraba a Emmy que si no era la expulsada, no iba a nominarla más. ¿Cumplirá su promesa?

Miguel Frigenti Cristina Porta

Miguel Frigenti y Cristina Porta confiesan sus mayores miedos y hacen repaso de sus compañeros de 'Secret Story'

Telecinco

Emmy, en el punto de mira

Los primeros días de Emmy Russ en ‘Secret Story’ no han sido nada sencillos. Al ser la menos conocida y la única que no tenía apoyos dentro de la casa, la alemana se ha sentido sola y apartada. Tampoco ha ayudado su miedo ante las nominaciones, ya que cree que será la que recibirá más votos al no ser un rostro familiar para el público español. Pero, poco a poco, se ha ido relajando -su acercamiento a Luca Onestini seguro que ha ayudado-. De hecho, Frigenti, tras comentar este extremo con los Gemeliers, afirma: “Menos mal, porque era un coñazo”.