Laura Matamoros ha recuperado al 100% la actividad de su vida. Aunque no está siendo nada fácil lidiar con dos niños pequeños, la hija de Kiko Matamoros lo va consiguiendo y eso le permite volver a disfrutar de ese tiempo personal tan necesario. Después de deleitarnos con un llamativo cambio de look, la influencer se atrevía con uno de los retoques estéticos más demandados en los centros de belleza: el microblading.

Artículo recomendado

Laura Matamoros, la invitada perfecta de boda con el vestido midi que podrá reutilizar toda la primavera

Laura Matamoros, la invitada perfecta de boda con el vestido midi que podrá reutilizar toda la primavera

"Es la primera vez que me hago microblading y no sábeis lo contenta que estoy", narraba Laura Matamoros a sus seguidoras después de ver el resultado "tan natural y tan bonito" de sus cejas perfectamente perfiladas y pobladas. La joven, de 28 años, está encantada con su decisión aunque el proceso no ha sido muy sencillo y es que el miedo y los nervios de la influencer le han jugado una mala pasada. ¡No te pierdas el momento en el vídeo!

Después de mirarse al espejo la reacción de Laura no ha podido ser mejor: "Me ha subido muchísimo la mirada. Nunca me he atrevido a hacérmelo porque no encontraba mi estilo pero es lo mejor que he hecho", reconocía encantada con su decisión de haber confiado esta técnica en Silvia González, quien actualmente trabaja para Tacha Beauty.

Laura Matamoros microblading

Laura Matamoros enseña el antes y después de su mirada tras el microblading

Instagram @_lmflores

Las cejas han adquirido un gran protagonismo en el maquillaje en los últimos años porque su forma puede afectar mucho a la imagen del rostro. El microblading realizado pelo a pelo como en el caso de Laura es la opción perfecta si quieres probar a modificar tus cejas ya sea referente a la forma, espesor o tamaño. La gran ventaja es que no tendrás que maquillarte las cejas a diario y disfrutarás de una mirada impresionante sin necesidad de productos extras.