Hay pasajes de una vida que, por muchos años que pasen, nunca se olvidan. Y así nos lo ha demostrado a Edmundo Arrocet en 'Mi casa es la tuya'. El actor ha invitado a su casa a Bertín Osborne, Rosa López, Poty Castillo y Arévalo y se ha abierto en canal con el presentador.

Artículo relacionado

La infancia Edmundo no fue nada fácil, sobre todo por la relación con su padre. Cuando tenía 12 años, sus padres se divorciaron y fue algo que jamás le pudo perdonar a su progenitor. Tal fue el shock que le supuso que se fue de casa y estuvo una semana viviendo entre cartones.

Después trabajó en la mina con 13 años, en la panadería, de acomodar en el cine... “Con mi padre no volví a tener relación después de irme de casa, me lo crucé en la calle y me volvió la cara”, contó. Y nunca más le volvió a ver.

En uno de sus viajes a Chile, fue a su tumba a reprocharle todos sus desprecios, pero también para darle las gracias. “Si él no hubiera sido así, yo tampoco hubiera sido así”.

La relación con su padre y con sus hijos son las espinitas que tiene clavadas la pareja de María Teresa Campos.Tiene cuatro hijos y uno de ellos… ¡secreto! Bueno, secreto no porque ya lo sabemos, pero nació de una relación extramatrimonial con quien apenas ha tenido relación.“No nos conocemos. El roce hace el cariño, si tú no tienes roce con tu hijo…”, le confesó a Bertín.