Merche no dudó en coger el coche y trasladarse hasta Barcelona para despedir al que fue uno de los hombres de su vida. La cantante, abatida con la trágica pérdida, no podía evitar romper a llorar en el tanatorio de Mataró donde se estaban velando los restos mortales de Álex Casademunt.

A pesar de su ruptura sentimental hace más de una década, Merche guardaba un enorme cariño al artista catalán a quien definía como "un cabeza loca que miraba con los ojos más bonitos del mundo". Completamente rota, la artista quiso estar al lado de la familia en estos momentos tan delicados, un gesto que tanto los padres como hermanos de Álex agradecieron enormemente.

Artículo relacionado

Ya han pasado nueve días desde aquel desafortunado accidente que le arrebató la vida al extriunfito con solo 39 años y poco a poco sus seres queridos van recuperando sus vidas. Javián le hacía un homenaje desde 'Sálvame', Naim Thomas explicaba el motivo de su ausencia... y Merche, así como otros compañeros y amigos, optaba por volcarse en el trabajo y, sobre todo, en su hija Ambika, su auténtica medicina y con quien disfrutaba de un fin de semana de chicas por el centro de Madrid.

Este miércoles, Merche hacía público un mensaje lleno de vitalidad y optimismo, dos adjetivos que la definen a la perfección y que lleva a rajatabla la estela de Álex Casademunt: vivir al máximo. La cantante recuperaba así la sonrisa tras la triste pérdida y así se lo hacía saber a sus seguidores de Instagram: "Si te caes te debes levantar, la vida está pa’ vivirla, aunque sufras no pierdas las ganas de amar que la vida hay que SENTIRLA", ha escrito.