Desde que Rocío Flores dejó atrás ‘Supervivientes 2020’ no se ha separado de su novio, Manuel Bedmar. La pareja está viviendo una auténtica luna de miel tras el concurso y no paran de compartir imágenes en las que aparecen juntos en las redes sociales. Sin embargo, no todo es color rosa en su relación.

Artículo relacionado

Muy sincero, Manuel ha compartido un vídeo en la sección de ‘stories’ de su cuenta de Instagram en la que deja claro cuál es la manía que no soporta de su chica. En concreto, en las imágenes se puede ver cómo la exconcursante de ‘Supervivientes 2020’ no suelta el móvil mientras ambos vuelven en AVE a Málaga. “Y así todo el rato”, ha escrito. Unas palabras con las que deja claro que no le hace ninguna gracia que la joven pase tanto tiempo mirando la pantalla de su dispositivo. Algo que no ha dudado en recriminarle públicamente ante sus más de 60.000 seguidores.

Rocío Flores Manuel Bedmar

A pesar de esta pequeña manía de Rocío Flores, Manuel no podría estar más enamorado de la joven, con quien hace años que comenzó a salir. Tanto es así, que a principios de julio hicieron saltar todas las alarmas debido a que la hija de Antonio David Flores lucía una alianza en el dedo anular de su mano derecha. Sin embargo, Rosa Benito se encargó de aclarar que, por el momento, no había boda a la vista.

Los planes de Rocío

A sus 23 años, la hija de Rocío Carrasco y Antonio David Flores nunca ha ocultado sus ganas de casarse y ser madre joven, aunque todavía no ha llegado el momento. “Quizá en un año, dos…”, le reconocía a Jorge Javier Vázquez durante su estancia en Honduras. Pese a su juventud, lo tiene muy claro y no solo quiere pasar por el altar, sino también le gustaría tener un hijo. Mientras tanto, no duda en disfrutar el máximo tiempo posible junto a su pareja, Manuel Bedmar.