De Rosa Benito no he entendido la incomprensión que ha tenido con el tema de Rocío y su hija. Creo que hay situaciones en la vida que son insalvables”. Jorge Javier se mostraba claro y directo en su reencuentro con la que fue una de las colaboradoras clave de ‘Sálvame’. El presentador visitaba el plató de Sonsoles Ónega para verse con Rosa Benito. A pocos días de la emisión del nuevo capítulo de ‘Montealto’, ambos coincidían en una predicción acerca del futuro que les espera a Rocío Carrasco y Gloria Camila.

Artículo recomendado

Jorge Javier Vázquez no accede a la petición de Rosa Benito por respeto a la decisión de Rocío Carrasco

Jorge Javier Vázquez no accede a la petición de Rosa Benito por respeto a la decisión de Rocío Carrasco

“Hay situaciones que no se pueden aguantar aunque seas una madre”, afirmaba Jorge Javier ante una Rosa Benito más titubeante al respecto. La tía de Rocío Carrasco se ha mostrado al lado de su sobrina en muchas ocasiones pero siempre ha dejado claro que ella como madre no termina de entender algunas cosas. Algo que volvía a repetir en presencia de Jorge Javier en su encuentro en ‘Ya son las ocho’.

Con todo, presentador y colaboradora sí llegaban a una misma conclusión ante las últimas afirmaciones de Gloria Camila y la respuesta que han obtenido por parte de Rocío Carrasco. “Las cosas van a ir a peor”, dejaba claro Jorge Javier. “A raíz de lo de ayer, van a ir a peor”, apuntaba acto seguido Rosa Benito. Ambos tienen claro que se ha pasado un punto de inflexión en la relación de las hijas de Rocío Jurado.

Jorge Javier Vázquez y Rosa Benito

Jorge Javier Vázquez y Rosa Benito en 'Ya son las 8'.

Telecinco

“Equivocada y temeraria”

Con estos dos adjetivos definía Rocío Carrasco la intervención que horas antes había hecho su hermana Gloria Camila en televisión. La hija de Ortega Cano señalaba a Fidel Albiac y afirmaba que este se había referido a ella y a su hermano como “los inmigrantes”, aunque acto seguido apuntaba que ella no lo había escuchado, sino que se lo habían contado. Un calificativo que, según Jorge Javier, también el propio Fidel habría negado.