El que fue entrenador de la selección española de fútbol y del F. C. Barcelona, Luis Enrique Martínez, ha comunicado una dolorosísima noticia que ha tenido lugar en su seno familiar. Su hija pequeña, Xana, ha fallecido esta tarde a los 9 años tras no poder superar el osteosarcoma con el que lidiaba la más dura de las batallas desde hacía cinco intensos meses.


El asturiano y su familia están devastados por el trágico transcurso de los acontecimientos que, a inicios de 2019, le apartaban de su trabajo como entrenador de La Roja para acompañar a la pequeña en esta durísima prueba que finalmente ha acabado apagando su llama.

Artículo relacionado


Luis Enrique ha sido el responsable de su familia de difundir un comunicado donde ha explicado la desoladora pérdida que tiene que hacer frente junto a su mujer, Elena Cullell, y sus otros hijos, Pacho y Sira. “Nuestra hija Xana ha fallecido esta tarde a la edad de 9 años, después de luchar durante cinco intensos meses contra un osteosarcoma”, confirmaba.


Con un emocionante mensaje dirigido a Xana, se ha despedido de ella en su nombre y en el de su familia: “Te echaremos de menos, pero te recordaremos cada día de nuestras vidas con la esperanza de que en un futuro nos volveremos a encontrar. Serás la estrella que guíe a nuestra familia. Descansa, Xanita”.


El exfutbolista ha tenido un especial detalle con todos aquellos profesionales que les han acompañado en la lucha contra este tipo de cáncer óseo y que han hecho más llevaderas las estancias en el hospital: “Al Hospital Sant Joan de Déu y Sant Pau por su dedicación y trato, a los médicos, enfermeras y a todos los voluntarios. Con una mención especial al equipo de curas paliativas de Sant Joan de Déu”. Asimismo, ha señalado la “discreción y comprensión”, como las muestras de cariño que les han confortado en este durísimo camino.