Marta Riesco está en el punto de mira de todos desde que se ha convertido en protagonista de algunas de las tramas más polémicas. Si por su relación con Antonio David Flores ya estaba en boca de todos, con la bronca que mantuvo ayer con Anabel Pantoja su protagonismo ha incrementado más si cabe. La reportera y la sobrina de Isabel Pantoja se enzarzaron en un rifirrafe de lo más desagradable durante una conexión en directo que dio para mucho. En ese momento Marta se encontraba en Vitoria cubriendo la información relacionada con Iñaki Urdangarin y Ainhoa Armentia para ‘El programa de Ana Rosa’. Pero hoy no ha habido rastro de ella en el espacio de Telecinco, algo que ha extrañado muchísimo y más teniendo en cuenta algunas de las informaciones relacionadas con la reportera.

Artículo recomendado

Marta Riesco y Anabel Pantoja tras una monumental bronca en directo: "Tú al banquillo como tu tía"

Marta Riesco y Anabel Pantoja tras una monumental bronca en directo: "Tú al banquillo como tu tía"

El programa de las mañanas ha transcurrido hoy con total normalidad, pero la ausencia de Marta Riesco no ha pasado desapercibida. Su bronca con Anabel Pantoja, el hecho de que hace unos días se comentara que había pedido tener más protagonismo o que había solicitado que no se emitan imágenes de ella antes de operarse la nariz, han hecho saltar las alarmas sobre qué pasaba con su permanencia en el programa, que de alguna forma también se ha visto afectado con su aumento de popularidad. Pero para zanjar todo tipo de dudas, Joaquín Prat ha dado la cara por su compañera una vez más.

Marta Riesco
Gtres

Para que nadie fuera más allá, pensando en una posible expulsión de la reportera o en una posible decisión personal de no acudir a trabajar, el presentador ha comentado que no le han echado, que “tiene el día libre y mañana volverá a trabajar”. De esta forma Joaquín Prat ha quitado hierro al asunto y ha hecho un comentario con el que ha asegurado que Marta Riesco continúa con total normalidad con su trabajo en ‘El programa de Ana Rosa’.