Laura Escanes se ha convertido en una de las mujeres más influyentes en las redes sociales sobre todo por su naturalidad. Ha compartido su embarazo tal y como es, sin adornos, y lo mismo está haciendo con su posparto. Ahora que han pasado dos meses desde que llegara al mundo su primera hija, Roma, la mujer de Risto Mejide ha decidido volver a entrenar. Sin prisa pero sin pausa.

Artículo relacionado

El nacimiento de un bebé es toda una revolución pero con el paso de las semanas todo va asentándose, y eso es lo que le ha pasado a la influencer. Laura Escanes ha vuelto al trabajo y, además, ha empezado a 'tomarse en serio' lo de recuperar su figura anterior a su embarazo. Y lo hace sin prisas y feliz con los cambios de su cuerpo tras ser mamá. "De momento he dejado los pantalones talla 36 y 38 en el armario. Hola talla 40, pero, oye, me veo estupenda", escribía la esposa de Risto en las redes enviando un gran mensaje a todas las mujeres que deben aceptar a su cuerpo en cada etapa de su vida.

"Mañana volvemos a la carga", ha compartido Laura Escanes con su legión de seguidores de Instagram, a lo que ha añadido: "Me siento bien, preparada y con ganas. Es muy importante hacer una valoración del suelo pélvico y respetar los tiempos de cada mujer. Cada postparto es distinto". En su caso no ha tenido ninguna complicación y el médico le ha dado el visto bueno para volver a entrenar, de nuevo lo hará junto a la entrenadora Crys Dyaz, quien ya era su entrenadora antes del embarazo y también durante el mismo.

"Igual que os enseñé el progreso de mi embarazo y mi barriga, os dejo aquí una foto del posparto. (Echo un poco de menos a mi barriguita)", escribió Laura solo una semana después de dar a luz junto a una imagen en la que mostraba sin tapujos los cambios que su cuerpo había experimentado tras 40 semanas de embarazo y un parto. Estamos deseando ver su evolución ahora que ha retomado el deporte.