La noche empezó muy bien para Kiko Jiménez y Sofía Suescun. La pareja salió a cenar con Maite Galdeano y su novio, el científico francés Remí, y la velada estuvo muy animada en todo momento. La relación de Kiko Jiménez y su suegra, que al principio no era muy buena, ya está totalmente consolidada, y es que Maite ve a su hija feliz al lado del ex de Gloria Camila. Kiko, por su parte, ha sabido ganarse la confianza de Maite poco a poco y su trabajo ha conseguido sus frutos.

Artículo relacionado

Pero si la cena transcurrió entre risas y besos de las dos parejas, la noche se torció, en especial para Kiko Jiménez y Sofía Suescun, que empezaron a encontrarse mal y a vomitar. Tanto es así, y en tiempos de pandemia como estamos, Kiko Jiménez no lo dudó un instante y puso rumbo al hospital. Allí, tras unas horas en urgencias, parece que fue un problema gastrointestinal y pudieron volver a su casa.

Kiko Jiménez

Kiko, a las puertas del hospital al que acudió tras la cena.

Instagram @kikookiko

"La noche se ha complicado, la verdad es que no me encuentro muy bien. Vamos a urgencias. Os iré contando", explicó Kiko Jiménez en sus stories, junto a un emoji de la carita vomitando. De hecho, Sofía Suescun también compartió algunos stories de la cena y en ella podemos ver que cenaron... ¡ostras! No es una interjección, sino que, realmente, cenaron ostras y el marisco es muy delicado y más si está crudo... Dice Sofía que ella también ha estado mala. "Qué mala noche hemos pasado vomitando, no he dormido nada". Por suerte, ya están en casa recuperándose.

Sofía Suescun

Sofía Suescun también acabó malita. ¿Serían las ostras? Posiblemente, sí.

Instagram @sofia_suescun

El pasado mes de diciembre fue Maite Galdeano la que tuvo preocupada a toda su familia con su ingreso hospitalario. Maite, que padece fibromialgia, tuvo que ser intervenida de unos problemillas de salud que prefirió no desvelar. Fue en ese trance cuando Sofía Suescun, muy preocupada por la salud de su madre, agradeció a su novio la dedicación que este le prestó para distraerla. Ahora es Kiko quien requiere la atención de Sofía que, seguro, no se separará de su lado hasta que reciba el alta.