Las alarmas saltaron el pasado viernes durante 'La última cena'. Tras hacer frente al cocinado y con los comensales satisfechos Kiko Hernández, visiblemente emocionado, envió un misterioso mensaje mirando a cámara: "Llevo una semana muy jodido pero todo va a salir bien, te quiero mucho", manifestaba sin querer dar el nombre del destinatario.

Artículo relacionado

Kiko no ha querido dar más detalles de cuál es el problema que le ronda la cabeza en los últimos días, pero ha dejado muy claro que cuenta con el apoyo de todos sus amigos. Sin embargo, ese bajón anímico no se quedaba ahí y este lunes se ausentaba unos minutos de su puesto de trabajo nada más comenzar el programa sin previo aviso mientras Carlota Corredera contaba unas anécdotas de su boda. ¿Estás animado hoy?, le preguntaba, unas palabras a priori espontáneas pero que han sido casi como una invitación para abandonar el plató para el colaborador: "No es el día para las bromas, no", ha dicho con gesto serio.

Kiko Hernández

Tras la ausencia que sorprendía a todos los presentes era la propia Carlota quien avanzaba que el colaborador no está atravesando su mejor momento y le preguntaba directamente qué es lo que le había pasado. Sin poder evitar su desazón y evidente malestar y para evitar dar más explicaciones a sus compañeros alegó que era un problema de alergia del que se estaba recomponiendo. Sin duda, una excusa cualquiera para evitar hablar de ese problema que le tiene especialmente angustiado en las últimas semanas.

El día de ayer terminaba con Gema López, Lydia Lozano o Rafa Mora reconociendo que Kiko era uno de los protegidos de la dirección, una afirmación a la que el exgran hermano reaccionaba y aseguraba que "jamás" se ha pedido a nadie que no hablen de él.

Un controvertido regreso

Hernández recuperaba su silla en 'Sálvame' hace algo más de un mes después de permanecer encerrado en casa durante todo el confinamiento. La vuelta ha sido de todo menos relajada y es que tras abrir el cajón de los secretos, ha protagonizado algún que otro enfrentamiento con sus compañeros como Lydia Lozano o, incluso, su amiga Marta López. Quizás, esa complicada situación personal a la que está haciendo frente en las últimas semanas, le está llevando a no ser el mismo de siempre y estar más susceptible con los que están a su alrededor.