Joaquín Prat vivió en la tarde de ayer jueves uno de los momentos más duros de su carrera televisiva cuando se enteraba de la triste noticia del fallecimiento de su tía. La audiencia no notó en ningún momento que el conductor había sido informado de la muerte de su familia en el transcurso del programa hasta el final del mismo cuando Prat quiso pronunciar unas emocionantes palabras cargadas de sentimiento.

Artículo relacionado

"En el transcurso de este programa, mi tía Maruja ha fallecido", contaba a la audiencia manteniendo el tipo en un alarde de profesionalidad al final de la emisión de 'Cuatro al día'. Joaquín Prat sintió la necesidad de compartirlo con la audiencia a la que quiso pedir perdón si en algún momento había estado 'ausente' por la conmoción tras conocer su pérdida.

"Quiero pedir disculpas por si hoy no he estado especialmente fino", dijo muy triste, y seguidamente dedicó unas bonitas palabras a su tía: "Simplemente quiero, con el permiso de todos los que hacen este espacio, dedicarle el programa a ella. Un beso, preciosa. Vuela alto y buen viaje donde vayas. Gracias por todo", dijo ante la cámara muy emocionado. La sensibilidad y profesionalidad del presentador generó muchísimas muestras de afecto y cariño en Twitter.

Joaquín Prat, muy familiar, se estrenaba como presentador de Cuatro al día a finales de noviembre con unas sentidas palabras en homenaje a su recordado padre. "Mi padre era mejor que yo. Treinta años después, estoy en el plató donde mi padre trabajó. Me hubiera dicho que disfrutara, que no me tomara tan en serio lo que dicen de nosotros", dijo feliz ante el nuevo reto profesional que comenzaba tomando el relevo a Carme Chaparro y por el que dejó (a medias) su trabajo en 'El programa de AR'. Dos meses más tarde, Prat se siente como pez en el agua en su nuevo programa y las críticas lo avalan.