Julio Iglesias está que no gana para disgustos. El que podría ser su noveno hijo, Javier Sánchez Santos, de 44 años, más conocido como Javier Santos, visita esta noche 'Sábado Deluxe', en el primer programa tras las vacaciones de verano.

Javier Santos es actualidad porque un comité de la ONU ha denunciado al estado español ante el Comité de Derechos Humanos porque considera que se ha vulnerado uno de los derechos fundamentales de Santos: el derecho a saber quién es su padre.

Artículo relacionado

"Pues sí, parece que hay gente que no entiende que la justicia española sea tan (voy a decirlo suavesito) incompetente. Un comité, dirigido por el Dr Israel Alvarez de Armas han decidido enviar un escrito a @onuderechoshumanos y tomar cartas en el asunto porque se están vulnerando mis derechos humanos fundamentales. Espero que el tribunal supremo reaccione ante esto y por fin se haga justicia. España, despues de hacer el ridículo con cierto rey y sus líos de faldas y comisiones, no está para ir presumiendo de hacer los deberes. Es el momento, ahora tienen una oportunidad, hay muchos ojos alrededor del mundo observando, de enmendar errores y que por fin me otorguen unos derechos que tanto ellos como mi propio padre me han negado durante tantos años", ha escrito Javier en sus redes sociales.

Javier, hijo de la exbailarina portuguesa María Edite Santos Barroso, lleva desde hace tres décadas intentando que Julio Iglesias reconozca su paternidad. Inicialmente, un tribunal le dio la razón al cantante, pero los Santos siguieron luchando y lograron una prueba de adn con la que trataton de demostrar esa filiación. Un juez de Valencia –donde residen Javier y su familia– les dio la razón el año pasado, por lo que, legalmente, Julio Iglesias pasaba a ser padre de Javier Santos.

Claro que los abogados de Julio no se quedaron conformes con esta resolución y presentaron recurso. La Audiencia Provincial de Valencia desestimó la sentencia y, de nuevo, Julio Iglesias dejaba de ser el padre de Javier. Tanto ir y venir de los juzgados ha llegado a la ONU, que no ve normal esta situación.

El nombre de Julio Iglesias queda así, una vez más, en entredicho, con lo que se suma un nuevo disgusto para el cantante, al que veíamos hace pocas fechas visiblemente deteriorado, con problemas para caminar.