Ivana Icardi y la pequeña Giorgia ya están en casa. Madre e hija recibían el alta en la mañana de este lunes y abandonaban el hospital con el apoyo incondicional de Hugo Sierra que no dejaba de prestar atención y colmar de mimos tanto a la recién nacida como a su chica. Aunque el exsuperviviente se ha mostrado un tanto incómodo con la presencia de la prensa, la argentina no ha tenido reparos en contar que aunque el parto "fue rápido y bueno", el día anterior lo pasó un poco mal. "Es difícil ser madre", apuntaba la joven en tono jocoso.

Tal y como ha contado ella misma, Giorgia ha sido una niña muy grande: "52 cms y medio y 4 kg de puro amor". Muy recuperada y sin poder borrar la sonrisa de su rostro desde el pasado viernes, Ivana Icardi abandonaba el hospital con la recién nacida en brazos para poner rumbo a casa. Para la ocasión, la argentina se decantó por un vestido amplio, fresco y cómodo, y recogió su cabello en una moño informal.

Artículo relacionado

La felicidad del nacimiento de Giorgia se ha multiplicado ya que ha coincidido que parte de la familia de Ivana se encontraba en Palma de Mallorca disfrutando de unos días de vacaciones con ellos: "Estoy deseando que puedan disfrutarla", manifestaba con mucha emoción. Con el nacimiento de la pequeña, Ivana ha cumplido su sueño de ser mamá y no puede ser más feliz. ¡Dale al PLAY y conoce las primeras declaraciones de los protagonistas!