Isabel Pantoja tiene depresión, motivo por el cual le quitaron el teléfono, tal y como reveló su hija, Isa Pantoja, sin embargo, deben habérselo devuelto de manera puntual tras haber recibido una buena noticia: el alta hospitalaria de su hermano Bernardo, tras un mes ingresado en el hospital.

Artículo recomendado

Isa Pantoja, rotunda, confirma los problemas de salud de su madre, Isabel Pantoja: "Tiene depresión"

Isa Pantoja, rotunda, confirma los problemas de salud de su madre, Isabel Pantoja: "Tiene depresión"

Así lo confirmó Junco, la actual pareja de Bernardo Pantoja. Junco, a la que un reportero sorprendió por la calle, comentó que Bernardo está bien, ahora que ya se encuentra en su domicilio. "Sí, gracias a Dios está bien, con muchos ánimos", dijo Junco. También confirmó que Isabel Pantoja y Bernardo habían hablado. "Sí, ha hablado con Isabel, le ha llamado", comentó Junco a 'Socialité'.

Tras la muerte de Ana Martín, la madre de Isabel Pantoja, el pasado mes de septiembre, la tonadillera permanece encerrada en Cantora sin querer ver a nadie. La profunda depresión que padece fue la explicación que Isa dio para justificar que el pasado día 9 no felicitara a su hijo, Albertito. Tampoco Isabel Pantoja ha llamado a su otro hijo, Kiko Rivera, al que no ve desde el fallecimiento de la abuela.

La hospitalización de su hermano Bernardo hace un mes fue otro duro golpe para Isabel Pantoja. El reportero de 'Sálvame' José Antonio León reveló que había intercambiado unos mensajes con la cantante, en los que le dijo: "Estoy muy cansada y preocupadísima por la salud de mi hermano".

Ahora que Bernardo ya está en casa, convaleciente de este último ingreso bache de salud, Isabel Pantoja habrá respirado un poco, después de la mala racha por la que atraviesa en los últimos tiempos. Claro que esta buena nueva se verá amargada por la otra noticia, esta negativa, que afecta en esta ocasión a Kiko Rivera, a quien le han diagnosticado diabetes y a quien la gota –que padece desde hace años– lo mantiene inmovilizado de tanto en tanto por culpa del dolor.