Como cada año, el rastrillo Nuevo Futuro ha acogido a decenas de famosos que no han dudado en arremangarse y mostrar su faceta más entregada y solidaria con la causa. Una ocasión muy especial en la que algunos de los rostros más populares contribuyen con su trabajo a recaudar fondos para esta ONG. Allí estuvo Fran Rivera, acompañado de su hija Tana. El torero bailó, cantó, pero también sirvió mesas, departió con los presentes y no dudó en coger la fregona para dejarlo todo reluciente.

Artículo relacionado

El Pabellón de Cristal de la madrileña Casa de Campo se ha convertido estos días en el centro neurálgico de los famosos patrios. No hay evento con mayor poder de convocatoria que el rastrillo que organiza la ONG Nuevo Futuro. A lo largo de sus más de 70 casetas, las celebrities, encabezadas por la reina Sofía, compran, charlan y se ponen el mandil para arrimar el hombro en la encomiable tarea que desempeñan año tras año.

Fran Rivera, habitual del evento, no ha querido perdérselo este año. El torero llegó animadísimo a la cita y se lo pasó estupendamente. Compartió jornada con compañeros de profesión como Oscar Higares o Miguel Abellán, se reencontró con Agatha Ruiz de la Prada -y se fundieron en un enorme abrazo-, charló con Gloria Camila y, como no, se marcó unos bailes acompañado de la persona más especial en su vida: su hija Tana.

La joven se arrancó por sevillanas junto a su padre, bajo la atenta mirada de todo el público. Eso sí, no fue la única, ya que Agatha también se había animado a marcarse unos cantes que dejaron claro que la diseñadora está en un momento estupendo. Tras el duro divorcio de Pedro J. Ramírez, Agatha ha vuelto a ser el alma de la fiesta. Y ningún sitio mejor para dejarlo claro que en el tradicional rastrillo.

Cada vez son más habituales las apariciones de Tana Rivera. La hija de Fran Rivera y Eugenia Martínez de Irujo cumplió recientemente la mayoría de edad y se ha convertido ya en una integrante más de la crónica social por méritos propios. Poco a poco, veremos hacia dónde quiere encaminarse la joven -todavía tiene mucho tiempo por delante- y qué planes tiene para el futuro. Por el momento, disfruta acompañada de su padre, con quién tiene una complicidad más que evidente.