La familia Preysler es una de las sagas más famosas de nuestro país con Isabel Preysler a la cabeza seguida de sus famosísimos hijos, sin embargo, poco se sabe de la 'otra familia Preysler'. Su madre, Beatriz Arrastia formó una gran familia junto a Carlos Preysler Pérez de Tagle con quien tuvo seis hijos: Victoria, Enrique, Isabel, Carlos y los mellizos Joaquín y Beatriz, aunque no todo fue color de rosa.

La reina de corazones ha tenido que enfrentarse a la muerte de tres de sus hermanos. Ricky fallecía con solo 25 años a consecuencia de un desgraciado accidente tras inhalar monóxido de carbono por la mala combustión de una estufa. Fue tal el golpe que Isabel Preysler llamó a su hijo Enrique en su honor. El drama era mayor al recordar que solo unos meses antes habían enterrado a Carlos, el más polémico de los Preysler, víctima del cáncer, la misma enfermedad que se llevó a su hermana Beatriz en 2011, su gran apoyo.

Artículo recomendado

El carísimo look de jeans de campana de Pilar Rubio para pasear por París

El carísimo look de jeans de campana de Pilar Rubio para pasear por París
Isabel Preysler, Tamara Falcó, Joanna y Beba

Johanna junto a Isabel Preysler, Tamara Falcó y Beba en uno de sus viajes a España

Instagram @joannapreyslermanila

Pero, ¿qué ha sido de sus sobrinos? Álvaro y Diego Castillejo, hijos de Beatriz, mantienen una vida tranquila en Madrid mientras Joanna, hija de Enrique y la exmodelo Arlene Dorffi, se ha catapultado como la mejor heredera de su tía (con permiso de Tamara Falcó). A sus 50 años, su parecido es innegable y a eso hay que sumar esa elegancia y saber estar que tanto nos recuerda a Isabel. Joanna es galerista, diseñadora e influencer en redes sociales, con más de 12.000 seguidores en Instagram, donde comparte sus sesiones de deporte y tips de moda y belleza.

A pesar de la distancia, Joanna vive en Manila junto a su marido y sus tres hijos, mantiene una estrecha relación con su tía Isabel: "Me llevo maravillosamente bien con su hija Joanna, a la que llamo casi a diario", confesaba la propia Isabel Preysler a Vanitatis hace solo unos meses.