Como ellos, irrepetibles, no ha habido amistad como la que cultivaron. La querida colaboradora de Lecturas, Mila Ximénez, nos ha dejado a todos huérfanos con su fallecimiento a los 69 años a consecuencia de un cáncer de pulmón que le fue diagnosticado en junio del año pasado. Su llama se ha apagado y ahora su recuerdo es ya inmortal. Las reacciones a su muerte se han producido como un torrente desde que ha saltado la triste noticia. Una de ellas ha sido la de su gran amigo, Jorge Javier Vázquez, que ha recuperado una de sus fotos favoritas para despedirse de ella.

Artículo relacionado

En la conmovedora instantánea, nuestro colaborador de Lecturas rodea con su brazo a Mila Ximénez, en cuyo rostro se dibuja esa icónica sonrisa suya, cargada de ironía y de ganas de vivir, las que ha tenido hasta el último aliento. Aparecen en esos pasillos de Mediaset que han sido testigos de su preciosa historia de amistad, una relación que ha sido la envidia de muchos, pero que ha provocado la admiración de todos. "El viaje es infinito. Siempre juntos, Mila", un mensaje escueto que recoge el cúmulo de sentimientos en los que ahora se encuentra sumergido el presentador de Sálvame.

Artículo relacionado

Porque Jorge Javier ya le dedicó la carta más hermosa en nuestras páginas, nuestra casa que hoy está de luto. "Creo que nos queremos tanto porque los dos somos un par de atormentaditos de tres pares de narices. Los atormentados nos reconocemos entre nosotros con un par de minutos de conversación, no nos hace falta más", escribía con motivo del 69 cumpleaños de Mila, "y cuando nos encontramos nos pegamos como lapas y nos descojonamos de los consejitos de Paulo Coelho y de toda esa gente que intenta salvarnos la vida. Qué idiotas. Como si la vida fuera tuviera remedio. Pero fíjate que ahora que escribo esto sí que creo que todo esto es más soportable si en el camino encuentras a gente que vale la pena".

Mila Ximénez ha fallecido este miércoles 23 de junio a los 69 años después de un año luchando contra un cáncer de pulmón. Nuestra querida colaboradora de Lecturas ha dicho adiós como quiso, rodeada de su hija Alba y su familia, y sintiendo una ola de amor por todos los que disfrutamos de su personalidad arrolladora y su capacidad para el entretenimiento, incluso, cuando más difícil era hacerlo.