El hijo de Bertín Osborne y Fabiola Martínez ya se encuentra mucho mejor. Kike, que nació con una grave lesión cerebral debido a la bacteria Listeria de la que también le han derivado problemas de osteoporosis, ha sido intervenido este mes de fracturas en los dos fémures en un hospital madrileño.

Artículo relacionado

Bertín y Fabiola han estado muy pendientes de su hijo de once años, que ha estado ingresado en la UVI. Según pudimos saber en Lecturas en exclusiva, el pasado domingo Kike pudo irse a casa, donde continúa recuperándose. Su madre ha contado a través Instagram que el pequeño ya se encuentra mejor.

“Como algunos ya sabéis Kike ha estado malito, pero ya está mejor, en casa y recuperándose poco a poco. Está muy trasto, se ve que le molesta menos y mantenerle quieto por las escayolas es misión imposible. Es un campeón. Gracias a todos por escribir. Un abrazo muy fuerte”, ha escrito Fabiola junto a varias imágenes que ha publicado en la red social en las que aparece Kike sonriente.

El hijo de Bertín Osborne y Fabiola había sido operado en septiembre en Sevilla y la intervención resultó todo un éxito. Los padres de Kike tomaron la decisión de que el pequeño pasara por quirófano y se sometiera a una complicada intervención para superar sus problemas de movilidad. Conscientes de los riesgos, decidieron asumirlos todos juntos para que el pequeño ganara en calidad de vida.

Tras la intervención, la familia se quedó en la capital hispalense mientras el pequeño se recuperaba y el 5 de enero se trasladaron a Madrid. Fue en la víspera del Día de Reyes cuando Kike empezó a sentir molestias y a quejarse y pasó de nuevo por quirófano. Kike, que está ya en casa recuperándose de la operación, ha vuelto a demostrar su enorme fortaleza.