Famosos que desean adelgazar para ganar confianza, salud o porque les da la mismísima gana. Así de sencillo. Lo de decidir que uno quiere bajar de peso es realmente fácil. ¿Me siento bien? Sí. Perfecto, no nada que cambiar. ¿Me siento bien? No. Estupendo ya tienes tu comienzo.

Tras tomar la decisión llega lo realmente complicado: aplicarla. Dieta y ejercicio, no hay más. Sacrificios alimentarios, y sudar como un poseso en el gimnasio. Y quien os diga otra cosa, os miente. Sencillo. John Goodman empezó quitándose del alcohol. Cuando se desenganchó de la bebida comprobó que no solo estaba más delgado, sino que se sentía mejor que nunca. Siguió poco a poco. ‘Baby steps’, pasos de bebé, que lo llaman los anglosajones. Pues estos mini-pasos se refieren a comer mejor, decir ‘hasta nunqui’ a los fritos, harinas blancas y dulces, y entregarse a las espinacas, zanahorias y carnes magras. Cuando hubo conquistado este importante peldaño, pensó que a su cuerpo también le vendría bien algo de acción propiciada por un buen entrenador personal. Contrató al mejor, con el que trabajan numerosos deportistas de élite, y se puso a sudar como si no hubiera hecho otra cosa en su vida. Goodman ha reaparecido recientemente con 45 kilos menos y afirmando sentirse de maravilla.

Y como él, muchos famosos que se hartan de los kilos y deciden poner freno a la subida de peso. Algunos se aficionan de manera bárbara a esta nueva vida, convirtiéndose a ella y alegrándose por haberla encontrado, como le ha pasado a Rosa López, que se ha fortalecido a base de bien levantando pesas, haciendo sentadillas y flexiones. Ahora no creemos que imagines su vida sin el deporte, es su ‘lifestyle’, se siente bien y no desea volver atrás. Y como ella, todos estos famosos que han perdido numerosos kilos.

Artículo relacionado

Artículo relacionado

Artículo relacionado

Artículo relacionado