El año ha arrancado gris para Malena Costa. Quien sepa lo que es tener una mascota y la alegría que trae al seno de una familia sabrá la tristeza que inunda en estos momentos a la modelo. 2018 se preparaba movido, pero lleno de ilusiones para ella. Sin embargo, un imprevisto que habría deseado que jamás se produjera ha acabado ocurriendo. Con todo el dolor de su corazón, Malena ha tenido que despedirse de Llisa, una de sus mascotas y, por supuesto, su amiga y un miembro más de su familia. El desconsuelo en los mensajes que le ha dedicado para despedirse de Llisa rompe el corazón. "Hoy es un día muy triste. Mi querida perrita Llisa descansa en paz en el cielo de los perros". Malena está desolada.

Artículo relacionado

La modelo ha desgranado a través de tiernas fotografías la relación tan estrecha que mantenía con Llisa. Cómo la esperaba despierta hasta que llegara a casa, sus paseos al atardecer, sus juegos, cómo su amor incondicional la han reconfortado en los días complicados, y la preciosa relación que tenía con Roco, el otro amigo peludo de la familia. "Roco estaba enamorado de Llisa. Era su referente", ha escrito en las redes sociales.

La felicidad que la ha acompañado en el reciente y romántico viaje a Miami que ha hecho con su marido Mario Suárez, parece que se ha ido con su amiga de cuatro patas. Al menos una parte muy importante. Imaginamos que su próxima e inminente mudanza a China se la imaginaba junto a Llisa y el pequeño Roco. Los preparativos para que el cambio radical que va a experimentar su vida a partir de marzo, ayudarán a no acusar tanto el enorme vacío que ha dejado su perrita.

A inicios de diciembre, Malena aprovechaba un acto social al que acudía con Mario, que volvía a su hogar aprovechando las vacaciones de invierno de la Superliga china, para poner fecha a su traslado. La modelo y sus hijos Matilda y Mario vivirán a partir de entonces en Guiyang, la ciudad del Guizhou Hengfeng Zhicheng FC, equipo por el que fichaba el centrocampista este verano. Por fin, toda la familia estará de nuevo reunida, a pesar de que Llisa ya no esté más con ellos.