Ha pasado solo una semana desde que Olga Moreno aterrizase en España tras más de tres meses en Honduras y lo suyo ha sido un no parar. Sin bajarse de la montaña rusa de sentimientos que le ha provocado el choque con la cruda realidad, la mujer de Antonio David Flores no ha querido dejar al margen su imagen.

Olga Moreno inicia esta nueva etapa de su vida con nuevo look. Un corte de pelo, que bien valió un enorme bote de Nutella, y que le ha regalado una imagen mucho más renovada y juvenil. La andaluza visitaba su peluquería de confianza en Madrid y se sometía a un tratamiento de hidratación en profundidad, muy necesario tras más de 100 días al sol, además de coloración y un corte para igualar su melena. Pero, ¿y el rostro?

Artículo relacionado

No se ha quedado ahí. Solo unas horas después de poner un pie en nuestro país, Olga Moreno se trasladaba a un centro de estética para someterse a un tratamiento facial completo que le ha devuelto la luminosidad y el efecto 'buena cara'. Tal y como han apuntado desde el propio centro el objetivo de la andaluza era lograr "un rejuvenecimiento general del aspecto de la cara y la restitución de volúmenes" que se han conseguido gracias al uso de ácido hialurónico y el botox. Una imagen renovada que "estrenaba" durante su polémico paso al frente en 'Ahora Olga'.

La transformación física de la superviviente ha sido radical después de haber perdido más de cuatro kilos, pero la reacción de la mujer de Antonio David Flores nada más mirarse al espejo no pudo ser más positiva: "Me ha gustado, no puedo decir otra cosa".

Este miércoles, Olga Moreno, cogía la riendas de su familia después de encontrárseles totalmente derrumbados: "Estoy fuerte. Soy una persona muy fuerte. Voy a estar siempre a su lado. Me han echado mucho de menos pero aquí estoy", sentenciaba.