Sortilegio de ropa interior

El conjuro de amarre de Miriam Saavedra para enamorar a Carlos Lozano

Steisy desveló que la peruana habría realizado un "amarre" amoroso para tener loco de amor al presentador

Miriam Saavedra Carlos Lozano
1 / 6

1 / 6

miriam saavedra. Miriam, colaboradora, actriz ¿y bruja?

2 / 6

steisy. ¡Lo ha destapado todo!

3 / 6

miriam saavedra 13. Flipando

4 / 6

miriam saavedra 1. Miriam se puso muy nerviosa

5 / 6

rafa mora. El dato del polígrafo de Miriam

Más Sobre...

Sábado Deluxe

18 de junio de 2018, 15:43 | Actualizado a

Ojo de tritón, cola de rata, diente de tortuga centenaria… el caldero de las brujas de los cuentos de nuestra infancia borbotea con cada uno de estos ingredientes, pero en la vida adulta los sortilegios, conjuros o ‘amarres’ tienen otros ingredientes que de igual modo prohibiría Sanidad. Steisy se fue de la lengua al hacer público un supuesto hechizo que Miriam Saavedra le habría realizado a Carlos Lozano y cuyo ingrediente principal no sería otro que bragas usadas. Las de Miriam, se entiende.

Relacionado con esta noticia

En uno de esos momentos surrealistas que solo nos sabe regalar ‘Sábado Deluxe’, Steisy contaba lo que hasta ahora había callado, un secreto inconfesable que Miriam reveló a sus compañeros de edición en ‘Supervivientes 2016’. “Ella me dijo que para enamorarle (a Carlos) hacía sus amarres y sus conjuros ‘esos’. Se quitaba las bragas sucias y se las mojaba en la copa”. Ni el mismísimo Dalí habría podido plantear una escena semejante. El asombro de colaboradores, público y audiencia era absoluto. Saavedra, desesperada por echar por tierra la versión de la invitada, reía de manera histriónica haciendo ver que la anécdota compartida tenía la misma veracidad que el cuento de Hansel, Gretel y la bruja que se los quería merendar.

“Qué vergüenza, de verdad ¿cómo puedes contar cosas tan sucias?”, le decía a la de Granada, que, resuelta, le rebatía de este modo, “si vergüenza te da que lo cuente, vergüenza debería haberte dado habérmelo contado”, y Miriam, ya como dando por cierta la historia remataba el surrealista episodio confirmando, “pues si me lo cuentan, me callo la boca y no lo cuento en plató de televisión”.

En vista de cómo se ha puesto el tema, a nosotros no nos queda otra que coger la escoba ¡y salir volando!

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?