Tras saber que Óscar Tarruella, exmarido de Mónica Naranjo, ha dicho "no" a la nueva edición de 'Gran Hermano VIP', otra celebrity ha confesado que la productora también se lo ha ofrecido y ha dicho que tampoco ha querido ir al reality de convivencia más exitoso de la historia de la televisión en nuestro país. 

¿Quién? Nagore Robles (40 años), colaboradora de diferentes formatos de Mediaset, ha confesado su negativa a ser participante del programa de Telecinco en una edición que han prometido va a ser muy diferente porque el casting estaría formado solo por rostros alejados a los formatos de la cadena y relacionados con el éxito en el deporte, en las artes etc...

Artículo recomendado

Nagore Robles agota en Zara el vestido camisero boho midi con el que ya arrasó Mariló Montero

Nagore Robles

La condición de Nagore Robles para ir a Guadalix 

A pesar de que no quiere ir como concursante de 'GH VIP' Nagore tiene claro que sí hay una manera de volver a la casa más famosa de la televisión y por eso ha dicho en el pódcast de Alexsinos cuál sería su condición: "Me han propuesto para ir pero evidentemente he dicho que no, que el día que yo vaya a Guadalix será como presentadora. Sería algo que me encantaría, cerrar el círculo. Que le vaya muy bien a Marta Flich, pero hubiera estado muy bien que me hubieran dado la oportunidad a mí", ha revelado tajante la que fuera concursante de Gran Hermano 11, edición en la que fue expulsada por el 95% de la audiencia. 

Con solo 26 años (hace ya 14), Nagore se atrevió a la aventura de participar en el reality de convivencia dejando muy claro en su casting que era "una persona muy sincera, honesta, fiel, buena amiga, simpática, con de gentes, trabajadora y muy positiva". Pero no solo eso, sin pelos en la lengua avisó de que era una persona "muy intolerante, nerviosa y un poco orgullosa": "Yo antes era un poco insoportable. La niña de los ojos de mi padre. Me consentían todo y siempre hacía lo que me daba la gana", explicó en su vídeo. "Me tenéis que coger porque soy la bomba, porque soy una tía especial, porque soy sincera y porque doy buen rollo las 24 horas, hasta que me tocan un poco el higadillo y, como no soy de piedra, creo que daría mucho juego…", añadió.  

Para sorpresa de todos, Robles decidió dar un paso al frente cuando faltaba una plaza en las nominaciones de la cuarta gala.  Tenían que ser ellos mismos quienes eligieran por consenso a las personas que iban a medir sus fuerzas ante la audiencia. Entre todos escogieron a Hans y Arturo Requejo y el hueco lo ocupó la que después sería asesora del amor en 'Mujeres, Hombres y Viceversa' por voluntad propia. Siete días después de aquellas nominaciones, cuando se batía con su enemigo (Requejo) se quedaron a solas en la sala de expulsiones y fue la audiencia quien tuvo la última palabra, eligiendo a la de Bilbao como expulsada con uno de los porcentajes más altos de la historia. 

Después de aquello Robles ha demostrado que puede ponerse al frente de lo que cualquier formato, motivo por el cual prefiere no ser participante de ningún concurso. Y es que durante los últimos años en Mediaset han confiado en ella como presentadora de Baila conmigo en Cuatro y Pesadilla en El Paraíso en Telecinco. Por tanto, volver a ser una colaboradora más no le parece la mejor de las ideas: "He aprendido mucho, he evolucionado y me han dado oportunidades muy buenas. Empecé dentro de un reality, he sido colaboradora en un montón de programas y presentadora, por eso ahora he rechazado participar en 'GH VIP 8'", ha dicho. 

Nagore Robles

Nagore Robles cuenta que estuvo a punto de ir a 'Supervivientes' en dos ocasiones.

Podimo

Pero además, Nagore ha confesado que ha estado a punto de ir a otro de los concursos más importantes de la cadena: 'Supervivientes': "Me han ofrecido ir Honduras. Iba a ir en el de Mila Ximénez, hubo otro en el que también iba a ir, ya estaba vacunada y al final tuve que frenarlo porque tenía que estar trabajando en otro sitio. Luego, cuando ya se supo mi relación con Sandra, dije: 'Ya no'".

Nagore también tiene muy claro que no quiere volver a tener la misma imagen de polemista, papel que ha hecho durante años en los diferentes platós donde ha colaborado. "Me contrataban para ser puñetera y lo hacía bien, pero eso ya no me motiva. Al final, lo que tenía que hacer era encender el plató y crear controversia, pero estar así durante años… He llegado a cansarme de mi misma. Me gusta hacer cosas nuevas porque si no pierdo el ritmo y la energía y eso no me parece justo", ha añadido.