El enfrentamiento final entre Antonio David Flores y Rocío Carrasco podría estar ya más cerca de lo que pensábamos. El ex guardia civil podría terminar sentándose en el banquillo por el presunto maltrato psicológico del que le acusa la hija de Rocío Jurado. Según ha informado la periodista Paloma García-Pelayo, la instrucción habría terminado ya y ahora sería el juez quién decidiría si hay argumentos suficientes para acusar al colaborador.

Artículo relacionado

Es uno de los procesos judiciales más completos y mediáticos del momento. Rocío Carrasco sacaba la artillería pesada y planteaba una demanda por presunto maltrato psicológico contra el padre de sus hijos, Antonio David Flores. La noticia caía como una bomba en la familia Mohedano y provocaba que la hija de Rocío Jurado se quedase más sola que nunca. Con excepción de su prima Rosario, todos daban la espalda a la presentadora.

Ahora, este juicio podría estar un poco más cerca. Según ha contado la periodista Paloma García-Pelayo en El programa de AR, ha comenzado la cuenta atrás, pues ya habría terminado la instrucción del procedimiento. “Ha concluido formalmente”, ha confirmado. “No hay posibilidad de hacer ninguna prueba más”. El proceso finalizó en agosto “después de que el fiscal pidiera una prórroga. Antonio David también la pidió”.

Tal y como ha afirmado la periodista, el punto clave será el informe médico realizado a Rocío Carrasco, del que dependerá que el juez aprecie indicios suficientes para llevar a Antonio David Flores a juicio, “o en su caso, archivar la causa”. La hija de la más grande se habría sometido a pruebas elaboradas por un equipo de profesionales para saber si habría sufrido o no este maltrato psicológico continuado por parte de su exmarido.

Así las cosas, en las próximas semanas podríamos saber si el juicio continúa adelante o si, por el contrario, termina aquí la pretensión de la presentadora.