Nació un 13 de enero de 1977 y sus apellidos llevan consigo la estirpe torera de la que es heredero. Es hijo, sobrino, nieto y bisnieto de toreros. Es el segundo hijo de Francisco Rivera “Paquirri” y de Carmen Ordóñez, dos seres con una personalidad abrumadora.

Artículo relacionado

Pasó su infancia y adolescencia arropado por su madre, ya que a su padre se lo llevó un toro una tarde en Pozoblanco cuando apenas tenía siete años. Estudió en buenos colegios de Madrid, de Suiza y de Estados Unidos para finalmente decidir, tardíamente y por sorpresa, que quería dedicar su tiempo y su vida profesional al toreo.

Su hermano Francisco Rivera ya había elegido este camino y por eso, para alegría de los aficionados, se pudo ver a ambos, mano a mano, en la Goyesca de Ronda.

Hubo un dolor que se ha quedado tatuado para siempre dentro de él, la muerte inesperada y fatídica de su madre, a quien adoraba. Ese trance, que sucedió cuando tenía 27 años, le unió como una lapa a sus hermanos Francisco, el primogénito, y Julián, fruto del segundo matrimonio de Carmen con Julián Contreras. Desde entonces, ha sido gran defensor y canalizador de la unión de los tres.

Igualmente, ha echado toda la leña al fuego para que fructifique el acercamiento y excelente relación que hoy tienen Francisco y él con Kiko Rivera, su hermano paterno, hijo de “Paquirri” e Isabel Pantoja, dejando en un recoveco las diferencias que aún tienen con la tonadillera por el reparto de la herencia de su padre.

De seductores ojos verdes, tez morena y cuerpo esculpido, Cayetano cautivó a otros maestros, los de la moda, y su imagen fue elegida por firmas como la de Armani para lanzar sus campañas.

Antes de dar el paso a los ruedos fue definido como soltero de oro hasta que puso su mirada y su corazón en una modelo poco conocida, Blanca Romero, con la que se casó, dando su apellido a la hija que esta tenía, Lucía Rivera Romero.

Pero ese matrimonio no fructificó y Cayetano, ya curtido en las plazas de toros, conoció a una ex Miss España andaluza de grande sonrisa y mucho sentido del humor que le conquistó y tras años de noviazgo le volvió a llevar al altar. Eva González es hoy lo mejor que le ha pasado, como el mismo asegura.