Mucho se ha hablado de siIñaki Urdangarin está teniendo privilegios por haber podido salir al exterior sin haber cumplido un cuarto de su condena, que si sigue teniendo y disfrutando de ciertos lujos a los que no piensa renunciar, como la ropa y los complementos, todos de marca... Lo cierto es que las salidas de Urdangarin para hacer un voluntariado en el Hogar Don Orione están dado mucho de qué hablar.

Lo último en lo que hemos reparado es en ese reloj que luce Urdangarin en su muñeca derecha. Se trata de un reloj inteligente de la marca Garmin, cuyos precios oscilan entre los 700 y los 1.500 euros. El modelo que lleva el ex duque de Palma es un Garmin Fénix, muy apropiado para deportistas, que cuenta con todo tipo de aplicaciones, como GPS, mapas, pulsómetro, altímetro, medidor de pasos y ya, en plan sofisticado a tope, es incluso capaz de monitorizar los niveles de saturación de oxígeno en sangre.

Artículo relacionado

Pero tiene mucho más: es también un reproductor musical, capaz de almacenar medio millar de canciones que pueden escucharse con auriculares inalámbricos y es que, por supuesto, tiene bluetooth.

Pero si hay una aplicación de este reloj que ha levantado todo tipo de suspicacias es que puede conectarse al móvil, eso es, desde el reloj se pueden recibir y hacer llamadas ¡y hasta tiene whatsapp!

Un lujo tecnológico al alcance de pocos, pero no es el precio del artículo en cuestión, sino esa capacidad para hacer y recibir comunicaciones, algo que Urdangarin tiene absolutamente prohibido. Según el reglamento penitenciario y la providencia que dictó el juez para autorizar las salidas y ejercer el voluntariado, "queda terminantemente prohibido cualesquiera comunicación con los familiares en el horario establecido de salidas, incluidas las llamadas telefónicas y otros medios de similar eficacia, incluido mensajería (Whatsapp, Skype...)". Más claro, agua.

Cabe la posibilidad de que Urdangarin tenga inhabilitadas las funciones prohibidas, por aquello de que quien evita la ocasión evita el peligro. Pero la polémica está servida.