Mario Vargas Llosa (86 años) ha vivido hoy uno de sus momentos más especiales. El escritor ha ingresado como miembro de la Academia Francesa. Lo ha hecho en una ceremonia solemne en la que se ha convertido en el gran protagonista y en la que ha estado acompañado de personas muy especiales para él. Este es un acto en el que nada ha quedado a la improvisación, tampoco los invitados. Mario Vargas Llosa ha tenido la oportunidad de invitar a quienes ha creído conveniente y ya hace unos días se supo que el rey Juan Carlos (85 años) estaba entre esas personas.

Artículo recomendado

Los hijos de Mario Vargas Llosa desafían a Isabel Preysler con advertencia incluida

Mario y Morgana Vargas Llosa

El rey Juan Carlos, en un segundo plano

El rey Juan Carlos ha viajado desde Abu Dabi hasta París para estar presente en este hito de Mario Vargas Llosa. Lo ha hecho de la forma más discreta posible. El gran protagonista de la jornada ha sido el ex de Isabel Preysler, así que esta vez el emérito ha quedado en un segundo plano y no ha protagonizado ninguna imagen con la que hacer sombra al Nobel. Y más allá de asistir a este nombramiento de Mario Vargas Llosa, para don Juan Carlos este evento ha sido especial porque se ha reencontrado con la infanta Cristina (57 años).

El rey Juan Carlos y la infanta Cristina charlan animadamente con Mario Vargas Llosa

El rey Juan Carlos y la infanta Cristina charlan animadamente con Mario Vargas Llosa en París

Gtres

El reencuentro del rey Juan Carlos con la infanta Cristina en París

La infanta Cristina ha sido otra de las invitadas a este nombramiento de Mario Vargas Llosa celebrado en París. Así que ha tenido la gran oportunidad de ver a su padre después de unas semanas sin hacerlo. Cabe recordar que la última vez que se vieron fue hace algo menos de un mes en Atenas. Ambos acudieron al funeral de Constantino de Grecia y estuvieron arropando a la reina Sofía en el entierro de su hermano. Todo esto hace que el emérito haya viajado de Abu Dabi a Europa dos veces en un mes, algo que no suele ser habitual, y que así haya podido reencontrarse con su familia en pocas semanas.