Solo un rey puede proteger a otro rey. Esta es, tal y como ha desvelado Pilar Eyre en su blog de 'Lecturas', la máxima que ha llevado al rey Juan Carlos a instalarse en Abu Dabi. De las multiples opciones que el emérito tenía para el que es su retiro dorado, eligió Emiratos Árabes por la cercanía que siempre ha tenido con la Familia Real y, claro, también por la supuesta intervención a la que iba a someterse pero de la que nadie ha dado todavía dato alguno. Eso sí, el rey emérito, pese a su salida explosiva del país, sigue echando de menos su vida en España...

Artículo relacionado

“Sus buenas amigas no le dejan solo”. El retiro del rey Juan Carlos en Abu Dabi no es tan solitario como parece. Lejos de su país, sí, y de su familia, pero en muy buena compañía. Así lo ha desvelado Pilar Eyre en exclusiva para 'Lecturas'. “¿Compañía femenina durante este mes y medio que lleva disfrutando de una privacidad tan absoluta como no la ha tenido nunca en la vida? ¿Y con la reina Sofía lejos? ¿Hay señoras? Por supuesto”. Pero ni aun así parece que el emérito acaba de encontrarse en el que es su nuevo hogar.

El rey Juan Carlos no oculta que se ha sentido rechazado y mal tratado por el que es su país, donde ha ejercicio de jefe de Estado durante casi cuarenta años, pero eso no hace que sienta cierta nostalgia de su vida. “A sus amigos les confiesa que, a pesar de todo, añora la vida en este país llamado España, porque, por muy mal tratado que se haya sentido, sigue siendo el suyo”, explica Eyre. “Chicos, cuento los días que me faltan para volver”. Un hipotético regreso para el que todavía falta, o al menos así se podría desprender del silencio de Casa Real al respecto, pero que Juan Carlos esperaría con ganas y ansia.

Silencio desde Palacio

Desde que el rey emérito se trasladase de urgencia a Abu Dabi y Casa Real lo comunicase no sin cierta escasez de detalles, poco o nada se ha sabido de la nueva vida del rey Juan Carlos. Se desconoce dónde se encuentra exactamente, qué compañía frecuenta, si se ha sometido a la intervención a la que parece que debía someterse o quién corre con los gastos de esta estancia en Emiratos Árabes. Tampoco parece que el silencio que reina en Zarzuela vaya a cambiar de un día para el otro.

¿Veremos al rey emérito plegando velas y volviendo a España? ¿Cambiará Abu Dabi por un destino más cercano y más acorde con las intenciones de Casa Real? Si algo hemos aprendido en los últimos meses es que todo, todo, puede pasar.