De vacaciones en Palma de Mallorca, la reina Sofía está haciendo frente a unos días muy angustiosos debido a los incendios que asolan durante estos días su país natal. La situación en Grecia está absolutamente al límite por las llamas, que también cercan uno de los lugares en los que la madre de Felipe VI vivió sus momentos más felices de pequeña: el palacio de Tatoi.

Artículo relacionado

Según las últimas noticias que llegan desde Grecia, el palacio estaría completamente cercado por las llamas del fuego, que ya habrían alcanzado el recinto donde se encuentra el cementerio real, es decir, el lugar en el que están enterrados los padres de doña Sofía, los reyes Pablo y Federica de Grecia.

Tatoi

Imagen de las llamas cerca del área de Tatoi, en donde se encuentra el palacio en el que creció la reina Sofía

Cordon Press

Sin embargo, esto podría no ser lo peor. Los propios servicios de emergencia temen no ser capaces de contener las llamas y que entren al interior del edificio. Por ello, a ministra de Cultura de Grecia, Lina Mendoni, ordenó hace unas horas que se realizara una transferencia gradual y preventiva de muchos de los artículos que se encuentran en la propiedad y que tienen un gran valor histórico y económico, como son carruajes, muebles y obras de arte.

La angustia de la familia real griega es tal que el príncipe Nicolás, que reside en Grecia, se ha trasladado a Tatoi para seguir de primera mano la evolución de las llamas. Desde España, la reina Sofía seguro que sigue con angustia el desarrollo del incendio que asola el lugar en el que creció y que atesora tantos objetos familiares.

Artículo relacionado

Además, da la casualidad de que este incendio llega pocos meses después de que el Gobierno aprobara un proyecto para devolver el esplendor de antaño al lugar, que se iba a convertir en un museo de la familia, mientras que otro de los edificios iba a pasar a ser un lujoso hotel de cinco estrellas con spa. Sin embargo, habrá que esperar hasta que las llamas remitan para ver cómo finalmente queda el lugar.