Con permiso de Kate Middleton, este viernes todos los focos se han colocado sobre Meghan Markle. Dos años después de su polémica salida de la Casa Real, la duquesa de Sussex ha reaparecido en un acto público con motivo del Jubileo de Platino de Isabel II. La misa de Acción de Gracias en honor a la soberana ha sido el lugar elegido por los duques de Sussex para "reconciliarse" con el pueblo y parte de la familia real.

Para la ocasión, Meghan Markle ha optado por su versión más sobria, una elección estilística que aunque elegante y correcta confirmaría su decisión de mantenerse en un perfil bajo y apostar por la discreción a pesar de ser consciente de todo el revuelo que causaba su presencia en Londres.

Artículo recomendado

Meghan Markle y el príncipe Harry, protagonistas absolutos en su esperadísima reaparición en la misa de Acción de Gracias

Meghan Markle y el príncipe Harry, protagonistas absolutos en su esperadísima reaparición en la misa de Acción de Gracias

Meghan y Harry reaparecían ante la catedral de St.Paul pasadas las 11 de la mañana hora inglesa tras las princesas Eugenia y Beatriz de York y minutos antes de los duques de Cambridge. Mientras que Kate Middleton optaba por el amarillo acaparando buena parte del protagonismo con su look, su cuñada se decantaba por un dos piezas del que solo hemos tenido la oportunidad de ver el abrigo. Un diseño de manga francesa, largo midi, falda evasé con amplias solapas, pequeña capa y cinturón.

Meghan Markle y Harry

Meghan Markle y Harry reaparecen en Londres

GTRES

Sin separarse en ningún momento de su marido, Meghan completaba su outfit tal y como manda el protocolo con pamela, un coqueto diseño de ala curvada confeccionada en rafia y decorada con un lazo. Los guantes y salones de Aquazzura al tono completaban este look con el que ha recuperado su versión más royal.

Con respecto a las joyas, Meghan se decantaba por los pendientes Snowflake de la firma Birks valorados en más de 10.000 euros y una pulsera de brillantes.