Un nuevo capítulo de 'Corinna y el Rey' ha revelado uno de los episodios más morbosos de su relación con Juan Carlos I: el momento en el que la reina Sofía se encontró cara a cara con Corinna Larsen en el palacio de la Zarzuela. La empresaria alemana llevaba años residiendo en La Angorrilla y contaba que siempre tuvo precaución de no moverse de allí si sabía que la mujer de su marido se encontraba en casa: "Tenía bastante miedo de poner un pie en el palacio, a menos que tuviera el 100% de seguridad de que durante mi visita no coincidiría con ella. También por respeto, porque lo último que quería era montar una escena", reconocía. De ahí que la sorpresa fuera mayúscula cuando la vio aparecer con gesto serio en medio de una reunión entre amigos. Un encuentro que Corinna recuerda como un momento muy desagradable.

Artículo recomendado

Primera imagen del anillo de compromiso que el rey Juan Carlos regaló a Corinna Larsen

Primera imagen del anillo de compromiso que el rey Juan Carlos regaló a Corinna Larsen

"Sofía saludó al invitado y luego me señaló a mí y me dijo algo así como: 'Sé quién eres'", contaba. Según el relato de Corinna, don Juan Carlos se quedó en shock y no hizo ningún comentario al respecto. "Fue una escena bastante vergonzosa para todos los que estábamos allí". ​

Artículo recomendado

Corinna Larsen desvela la única condición que le impuso a Juan Carlos I para ser su pareja

Corinna Larsen desvela la única condición que le impuso a Juan Carlos I para ser su pareja

Aunque el encuentro se extendió algunos minutos más, Corinna ha preferido no dar más detalles al respecto. Eso sí, ​a juzgar por sus declaraciones, parece que de manera privada era la alemana quien actuaba como la consorte de Juan Carlos I y no la reina Sofía.

Polémico anillo de compromiso

Tal era el vínculo que don Juan Carlos tenía con Corinna Larsen que llegaron a hablar de boda. De hecho, el monarca no dudó en pedir la mano del padre de Corinna. Sin embargo, esos planes nunca se llevaron a cabo para evitar hacer un daño irreparable a la corona. La alemana cuenta en el podcast que después de cinco años de relación le regaló un impresionante anillo de compromiso. "Era gigantesco", recordaba. Una pieza tan ostentosa que apenas la lucía en público: "Si teníamos una cena con algunos amigos, entonces ahí sí me ponía el anillo. Él estaba muy orgulloso de ello. Se lo enseñaba a sus amigos, y todas las esposas lo querían ver. Solo tuve la precaución de no ponérmelo en reuniones donde pudieran verlo y provocar rumores en torno al palacio", ha contado.