La infanta Cristina e Iñaki Urdangarin se han vuelto a ver. Tras las imágenes exclusivas de Lecturas en las que el que fuera duque de Palma se trasladaba a Ginebra para despedirse de su todavía mujer y reencontrarse con sus hijos, Laura Fa ha revelado en 'Sálvame Lemon tea' que el matrimonio habría disfrutado de un encuentro en Barcelona.

Artículo recomendado

Iñaki Urdangarin está arruinado y trabaja por 900 euros al mes, según Pilar Eyre

Iñaki Urdangarin está arruinado y trabaja por 900 euros al mes, según Pilar Eyre

Un encuentro entre sus excompañeros de balonmano habría sido la 'excusa' para volver a verse en medio de la polémica familiar. Según ha podido saber Laura Fa, Cristina e Iñaki "se vieron y estuvieron hablando" antes de disfrutar de una amena velada entre amigos y visitar a su hijo Pablo Urdangarin. Los dos llegaron el viernes a la Ciudad Condal aunque no fue hasta el sábado cuando se vieron las caras. Cristina viajaba desde Ginebra junto a su hija Irene y Urdangarin hacía lo propio desde Vitoria. Según ¡Hola!, ella se instaló en la zona de Pedralbes mientras que el padre de sus hijos optó por quedarse en casa de su hermana Ana.

Al parecer, el objetivo de él no sería otro que recuperar a su mujer: "Quiere volver con la infanta", ha confirmado la periodista y podcaster de Lecturas dejando entrever que lo suyo con Ainhoa Armentia ya es cosa del pasado.

Han pasado poco más de tres semanas desde que la exclusiva de Lecturas en las que Iñaki Urdangarin pasea de la mano de Ainhoa Armentia desestabilizaran por completo la tranquilidad de la familia real. Tras eso llegó el polémico comunicado en el que el matrimonio anunciaba la "interrupción de su relación" y la hermana de Felipe VI ponía tierra de por medio y hacía las maletas para viajar a Abu Dabi junto a su padre.

Desde entonces poco o nada se ha sabido de la pareja al margen de la tristeza que habría inundado a la infanta Cristina y las declaraciones de su hijo Pablo Urdangarin que no cerraba las puertas a una posible reconciliación entre sus padres. ¿Es este encuentro en Barcelona un punto de partida?