No todos los programas de televisión llegan a celebrar dos años en antena con tan buena salud como lo ha hecho 'First Dates'. El programa de citas ha cumplido ya su segundo aniversario y, para celebrarlo, la mujer de Carlos Sobera le ha querido dar una sorpresa muy especial presentándose de improviso en el restaurante. La excusa era llevarle las pastillas de magnesio, ya que según explicaba el propio presentador, "sin magnesio no se convierte la diabetes y yo soy diabético".

A partir de ahí, Patricia y Carlos han vivido una experiencia de lo más romántica ante las cámaras y la mujer de Carlos, además, ha podido conocer un poco más a fondo a los chicos que trabajan cada día con su marido. De hecho, todos ellos se han mostrado entusiasmados con la visita y han querido saber más sobre la intimidad del presentador: "Es una persona muy tranquila eso sí, en casa canta todo el rato, es cómo un tenor", explicaba Patricia, que también añadía que "Es cabezota, pero no es nada gruñón, no se enfada nunca".

Artículo relacionado

La mujer de Carlos Sobera también pudo vivir su propia experiencia como maître: "La situación de maître me ha gustado, que tenga cuidado que como se vaya de baja igual echo yo una solicitud de empleo. Me ha gustado, me ha gustado", comentaba entre risas. Y, tras conocer a fondo el restaurante del amor, Patricia ha podido disfrutar también con su marido del rincón más íntimo del mismo: el famoso fotomatón del programa, donde han podido dar rienda suelta a su amor ante las cámaras. Y es que, según narraba Carlos Sobera, dos años en 'First Dates' te quitan mucho tiempo para el amor y ahora han querido recuperarlo.