Para Carla Pereyra, 2016 ha sido un año inovidable. A finales de septiembre, la modelo fue mamá por primera vez. Su hija, Francesca, es el cuarto hijo de su pareja, Diego Simeone, que ya era padre de tres hijos varones, por lo que la llegada de su princesita ha sido también motivo de una inmensa alegría.

Carla ha celebrado su 30 cumpleños en compañía de las dos personas a las que más quiere: su hija y su pareja, pero también con la presencia de varias de sus amigas. No faltaron las felicitaciones, los regalos, las copas, los globos y el pastel, por supuesto, aunque es la propia Carla la que confiesa que su mejor regalo es, como no podía ser de otra manera, su hija y su familia.