Su cara y su respiración lo decían todo. Rocío Flores se sentaba esta mañana en ‘El programa de AR’ muy nerviosa. La hija de Rocío Carrasco y Antonio David se estrenaba como colaboradora y la situación, claro, le provocaba la lógica tensión. Pese a que su objetivo estaba claro -comentar ‘Supervivientes’-, la sombra del documental que protagoniza su madre estaba en el aire. Poco a poco, eso sí, ha ido relajándose y hasta le ha dado tiempo a bromear.

Artículo recomendado

Rocío Flores evita hablar de su madre, Rocío Carrasco, y se ausenta de plató en directo

Rocío Flores evita hablar de su madre, Rocío Carrasco, y se ausenta de plató en directo

¿Qué es más importante para ganar ‘Supervivientes’: la buena forma física o la serenidad mental? Esta es una de las preguntas clásica que le hacen a todos los concursantes del reality más extremo. Y casi todos coinciden en que tener la mente despejada y localizada es lo que, de verdad, puede hacer de alguien un verdadero superviviente. Rocío Flores lo tiene muy claro. La hija de Rocío Carrasco se ha estrenado hoy con Ana Rosa.

“Llegaste de físico muy cortita…”, le aseguraba la presentadora al preguntarle si era mejor estar fuerte de cuerpo o de cabeza. “Fatal, fatal”, reconocía Rocío. La hija de Antonio David ha llevado a cabo una transformación más que evidente. “Veintipico kilos”, explicaba que ha perdido a lo largo de este año. El deporte y la buena alimentación han hecho todo. Todavía tensa pero ya dejando un poco de margen a la diversión, Rocío no dudaba en lanzar una broma.

rocio flores el programa de ar

Rocío Flores muy emocionada en su primera intervención en 'El programa de AR'

Telecinco

“Te recomiendan que comas bastante porque allí vas a necesitar reservas. Yo en mi caso comí normal… ya llevaba las reservas de por sí”, soltaba sin que nadie lo esperaba. Rápidamente, tanto Ana Rosa como el resto de colaboradores estallaban en carcajadas. Los nervios iniciales se iban mitigando hasta que la hija de Rocío Carrasco lograba sentirse más o menos cómoda en plató. Era su primer día, seguro que el próximo va mejor.