La actriz Belén Rueda vivió unas impactantes escenas que muy bien podrían haber pertenecido a alguna de sus muchas películas. Pero no. Esta vez se trataba de un episodio real y sucedió en Las Palmas, ciudad en la que la actriz se encuentra rodando su última película, 'Mirage', dirigida por Oriol Paulo.

Belén se encontraba con sus compañeros de rodaje cuando presenció que una motocicleta caía y se arrastraba por el asfalto sin que se conozcan las causas. La joven que viajaba de paquete quedó tendida en el suelo y, afortunadamente, ningún coche le pasó por encima. Belén y un motorista que pasaba por el lugar se dirigieron rápidamente hacia la joven accidentada y enseguida vieron que estaba consciente y que las heridas que tenía no parecían revestir gravedad. Tan solo una herida en la cabeza, fruto del roce con el asfalto.

Artículo relacionado

La actriz le quitó importancia al asunto y aseguró al diario local Las Provincias: "Sólo me acerqué para atenderla, para decirle que no se moviera y vi que tenía una herida en la cabeza", relató Belén, quien afirmó que ella no tiene conocimientos de enfermería, pero que sintió la necesidad de ayudar a una persona que en ese momento la necesitaba. "Lo que hice fue decirle que no se moviera, que mantuviera la calma, no hice más".

En pocos minutos llegaron los servicios de emergencia, así como miembros de la Policía Local y Policía Nacional, que de inmediato se pusieron a atender a la accidentada. Discretamente, tal y como había llegado, Belén Rueda se retiró del lugar en cuanto vio que la joven estaba ya en buenas manos. Ni la accidentada ni los efectivos que estuvieron atendiéndola se percataron de que la primera persona que estuvo auxiliando a la herida era, nada más y nada menos, que una actriz de la talla y la fama de Belén Rueda.