No sabemos muy bien qué esperaba conseguir Laura Matamoros diciéndole a su padre que se casaba. Cuando no lo iba a hacer. Cuando solo era una broma… quizás esperaba que su padre diese un brinco, le dijese que es muy joven, que es pronto, pero nada de eso ocurrió.

“Hola papá, ¿qué haces?”, Laura llamaba a Kiko en pleno vídeo de bromas telefónicas grabado con su amiguísima Marta Castro. “Viendo el Madrid”. No le podía haber pillado en peor momento; aún así, Kiko se abrió de orejas para lo que su ‘niñita’ querida tenía que decirle.

Artículo relacionado

Oye, una noticia, ¡que me voy a casar!”. Y aquí a Kiko le tenía que dar un soponcio. Pero no fue lo que ocurrió. “¡Ah qué bien! ¿y cuándo?”. A Laura se le deshacía el corazón al haber probado que para su progenitor su felicidad es lo más importante. La joven, que será madre dentro de pocas semanas, se tapaba la boca de risa, mientras Marta, por lo bajini remarcaba la actitud tan adorable del que un día fue uno de los colaboradores más ‘temidos’ de ‘Sálvame’.

Pues no sabemos, papá… a lo mejor ahora en julio, en la boda de Diego”, trataba de alargar la broma, cuando la risa casi no la dejaba hablar. “Hay que prepararlo bien”, él ya se veía llevando a su hija al altar con paso firme y ejerciendo de súper padrino. Pero no será así. O igual sí, que lo mismo, tras ver la buena acogida familiar de la noticia quizás se acaben animando Laura y Benji.