Qué gusto dar ver a nuestros famosos felices e ilusionados. El corazón roto de Antonio Orozco sana por momentos y todo gracias a sus amigos, su hijo y a ella. La música. “Re componiendo me”, escribe el catalán en redes.

Sentado de nuevo al piano, Antonio se deja visitar por las musas para preparar su nuevo trabajo. Ha comenzado el periodo más creativo de su profesión que es dar forma a los temas que formarán parte de su nuevo disco.

Artículo relacionado

Tras haber dejado atrás un año terrible en el que perdió a uno de sus mejores amigos y a la madre de su hijo, Susana Prat, además de haber sufrido problemas de salud, Orozco encara el nuevo año repleto de ganas e ilusión. Todo es cuestión de actitud y los mensajes que lleva plasmados en redes en este 2018 del que solo llevamos 27 días hablan por él. “Me siento bien”; “Si hay volar se vuela...”, fotos con “los mejores”, sus amigos, y un largo etcétera de imágenes y palabras que demuestran que el cantautor está dispuesto a abrazar a la vida y comérsela a grandes bocados.

Repleto de alegría y positividad, qué duda cabe que, en este proceso de sanación del alma que acontece tras la pérdida de un ser querido, su hijo Jan ha tenido mucho que ver. El niño es el motor que le impulsa a sacar fuerzas de flaqueza y a sonreír por él. Se lo debe. Se lo merece.

Presentimos que lo nuevo de Antonio Orozco será un auténtico canto a la vida. Esa que a veces nos machaca, pero de la que siempre hay que saber sacar su su lado más colorista y positivo.